Palomares presentó su última obra en la Casa de Galicia de Madrid

0
212

El acto contó con la intervención de José Bono, el periodista y escritor Carlos G. Reigosa y la asistencia de más de 150 personas, de ellas personalidades como Luis María Ansón; José Barrionuevo y la empresaria María Luz Barreiros

La delegación de la Xunta en Madrid, Casa de Galicia, acogió la presentación del último libro del periodista Alfonso S. Palomares, un relato de lo que nunca se publicó sobre determinados acontecimientos y las razones por las que esto fue así, contado por un profesional que vivió los hechos muy de cerca o en primera persona.

En el acto de presentación de “Siempre llega la noche. Momentos estelares de medio siglo de periodismo”, publicado por Ediciones B, intervinieron (según este orden), el delegado de la Xunta y director de la Casa de Galicia, José Ramón Ónega; director editorial de Ediciones B, Ernest Folch; el periodista y escritor Carlos G. Reigosa; el expresidente de la Comunidad de Castilla-La Mancha, exministro de Defensa y expresidente del Congreso de los Diputados, José Bono y el propio autor, Alfonso S. Palomares. Además, contó con la asistencia de más de 150 personas, de ellas personalidades, como el escritor y periodista, Luis María Ansón; el exmisitro José Barrionuevo o la empresaria María Luz Barreiros.

Para Ónega, Alfonso “es muy querido en esta Casa, no sólo por ser mi antecesor como Director, sino por su talante humano, su bonomía, su caballerosidad y su sentido de la amistad” y añadió que “Alfonso tiene una pluma fácil, experta, inspirada y eficaz. Sabe escribir sentimientos, contar realidades, y reflexionar instintos”.

El editor Ernest Folch, comentó cómo surgió el libro, “cuyo germen fue una conversación entre amigos, en la que él dijo con naturalidad, como hace siempre, una serie de sucesos que eran en sí mismos ya un libro”. Carlos G. Reigosa, que manifestó su deseo de hablar más de Alfonso, que “fue mi jefe en EFE”, se centró fundamentalmente en el libro, que es “puro periodismo” y relató algunas de las anécdotas más curiosas que llevaron al autor ante algunos de los mandatarios mundiales, de la forma más azarosa y luego logró mantener la amistad con ellos, “lo que dice mucho de su carácter”.

José Bono, comentó de Palomares “algo que me dijo Felipe Gonzalez de él, cuando le nombró presidente de Efe. “Es buena persona” y yo les digo que nunca le oí decir eso de nadie más”. Del libro señaló que “merece la pena no sólo por los elementos, también por su magnífico componente literario, algo que ya no es común”.

Por su parte el autor, presidente y director de la agencia EFE y fundador de las revistas Ciudadano, Posible y Leer, traslada en esta obra a los lectores a momentos en los que su oficio le hizo ser testigo de excepción de hitos de nuestra historia reciente. Con este libro ofrece un acercamiento a algunos de los personajes que han marcado el devenir de acontecimientos fundamentales y, en definitiva, un homenaje al periodismo auténtico.

Alfonso Palomares, quien afirma que en casi cincuenta años de carrera periodística “ha hecho de todo menos dinero”, repasa en Siempre llega la noche determinados momentos históricos que pudo vivir muy de cerca y sus encuentros con personajes clave para el devenir de la segunda mitad del siglo XX como Fidel Castro; Salvador Allende; Ben Bella, a quien conoció por colarse donde no debía y con el que mantuvo una estrecha relación; y a otros como Pandit Nehru, Nasser o Sukarno que desde el bando de los no alineados parecían ofrecer un futuro diferente del férreo mundo bipolar que se balanceaba entre Washington y Moscú. A este grupo, pronto le llegó la noche.

Además, este libro es también una puerta abierta a las tripas del periodismo, que Alfonso Palomares no entiende sino desde el compromiso de hacer información y facilitar que otros la hagan. Entre los muchos episodios, ya en el imaginario colectivo de toda España y que Alfonso Palomares vivió como presidente de la Agencia EFE, destaca la estrambótica detención de Roldán en Laos que, gracias al rigor del equipo de la agencia, se pudo saber que tuvo mucho de película y poco de realidad.

“Siempre llega la noche” es un libro de recuerdos pero también una manera única de acercarse a los acontecimientos que marcaron la historia de España y del mundo en la segunda mitad del siglo XX y, sobre todo, un homenaje al periodismo como herramienta para mantener la justicia social.

“Las nuevas tecnologías han llevado a una seria crisis al periodismo que calificamos de tradicional que es el que aquí cuento, pero no estamos en el final del periodismo sino en el comienzo de un nuevo periodismo que tiene que mantener un serio pulso con el poder, pero no solo con el poder político, ya que las nuevas tecnologías también han cambiado el poder de lugar. El poder, buena parte del poder, ya no está en manos de los políticos, se encuentra en las poderosas redes financieras con unos resultados perversos.

El nuevo periodismo global tendrá que luchar y ser la conciencia crítica de una mundialización que agrava las desigualdades hasta límites obscenos, multiplica el paro echando a millones de trabajadores a la cuneta de los desperdicios, arruina a muchos estados y destroza las coberturas sociales liquidando el estado del bienestar”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here