La tarta de Santiago más de 400 años de historia

0
28

tartasantiago2

La referencia más antigua de la elaboración de un bizcocho de almendra semejante a lo que hoy identificamos como tarta de Santiago se remonta al año 1577, conocida entonces como torta real, con motivo de la visita a la Universidad de Santiago de Pedro de Portocarro, que fue inquisidor general en tiempos de Felipe II, y su investigación sobre las comidas que se daban a los profesores durante la entrega de de los grados académicos. La primera información fiable la recopiló Luis Bartolomé de Leybar en torno a 1838 en el Cuaderno de confitería, un tratado que incluye una elaboración muy parecida pero recubierta de azúcar molido, denominada tarta de almendras.
En 1893 se publica en Ferrol, El confitero y el pastelero, de Eduardo Merín que proporciona una segunda receta de este dulce, bajo el nombre de Tarta de Almendra, cuya elaboración contempla una suave capa de azúcar molida como cierre.

En cualquier caso, el origen inequívocamente gallego de la archiconocida se fundamente en ambos tratados. Una receta que fue apreciada por ilustres como Ramón María del Valle Inclán y loada por Álvaro Cunquiero.

En el siglo XX, la Tarta de Santiago se introduce de modo progresivo en los tratados culinarios españoles donde suele calificarse como producto de la repostería gallega tradicional y como tal es recogida en 1996- producto típico de la Comunidad Autónoma Gallega- en el inventario publicado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.
El origen de la Cruz de Santiago representada en su superficie data del 1924 en el que la compostelana «Casa Mora» comienza a adornar las tartas de almendra con la que sería su silueta característica, alcanzando gran éxito en Galicia y en el resto de España.
Finalmente el 3 de marzo de 2006 la Tarta de Santiago entró en el registro de Indicación Geográfica Protegida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here