Estar bien a los cuarenta, los cincuenta, los sesenta, los setenta, los ochenta…

0
195

running2

 

Si a los 30 considerabas que el deporte era parte de todo el pack para cuidarte y mantienes el empeño de seguir joven y esbelta, a partir de los 40 con la progresiva disminución de la masa ósea que se acentúa en la mujer en la menopausia no debes dudar un instante en decir no a la vida sedentaria. El ejerció que te ayuda a tonificar y desarrollar musculatura además de mantenerte más ágil y guapa también es un preventivo para posibles dolores de espalda y patologías asociadas que tantos problemas genera en hombres y mujeres.

Para mejorar el aspecto de la piel imprescindible usar un buen cosmético, tengamos la edad que tengamos, que  alimente nuestra piel  ayudándola a tener mejor aspecto sin olvidar la importancia nunca suficientemente reiterada de una muy cuidada alimentación. A medida que crecemos en años mantener una  dieta equilibrada es más necesario para nuestra calidad de vida, pues nos permita estar en un peso  adecuado, evitando la obesidad, causa del desarrollo del síndrome metabólico a partir de la mediana edad.

Mantener una hidratación adecuada  para lo que conviene beber al menos 2 litros de agua al día  más si realizamos deporte o estamos expuestos a temperaturas altas  que nos hagan perder sales minerales a través del sudor e incorporar la practica regular de alguna actividad deportiva en esta época de la vida si nunca antes hemos practicado deporte así como mantener la regularidad si ya contamos con este hábito es realmente fundamental. El ejercicio moderado tiene enormes beneficios para el organismo. Basta con acudir a un gimnasio al menos 3 veces por semana. Si además disponemos de tiempo y podemos permitirnos caminar todos los días durante 30 0 40 minutos seguro que nuestro aspecto  será el que queremos y nos sentiremos más felices y satisfechos.

Pero sobre todo, dí si al deporte a cualquier edad, adecuándolo a tus posibilidades, sin exagerar, más vale poco y constante que mucho unos días y luego olvidarte. En tu barrio seguro encuentras un gimnasio donde con el asesoramiento profesional adecuado podrás realizar la actividad deportiva que más te convenga.
Los beneficios del ejercicio físico son incontables a cualquier edad actuando sobre el corazón, el sistema circulatorio, el aparato locomotor, el metabolismo y sobre aspectos psicológicos y psicosociales. Recuerda la cita latina  “mens sana in corpore sano”, mantener bien la chapa y pintura de nuestro cuerpo nos mejora por dentro y por fuera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here