Alberto Curiel recrea la amistad entre Kafka y Einstein en «La jaula escondida»

0
151
Alberto Curiel
Alberto Curiel, ingeniero de telecomunicaciones y autor de «La jaula escondida»,  su segunda novela.

EFE.- Albert Einstein y Franz Kafka se conocieron en la ciudad de Praga entre 1910 y 1912, una amistad entre un genio de la ciencia y otro de las letras escasamente conocida y de la que se ha servido el escritor Alberto Curiel para trenzar «La jaula escondida» (Algaida), su segunda novela.

 

Misterio y acción, suspense e intriga ha deslizado Curiel (Valladolid, 1972) en un nuevo ‘thriller’ con un armazón muy similar al de «El caso Galenus» (2014), su debut literario, donde conjuga historia y ficción, realidad e imaginación, para lanzar al lector una serie de interrogantes.


Al recrear el vínculo entre el autor de la teoría de la relatividad y el de «Metamorfosis», se pregunta si verdaderamente «el tiempo no discurre y no es más que una ilusión, una percepción de nuestro cerebro como hoy opina más del sesenta por ciento de los científicos», ha sugerido en una entrevista con Efe.

La trama gira en torno a una alumna de Ciencias Físicas de la Universidad de Valladolid desaparecida durante el viaje de fin de carrera hace más de una década, cuyo paradero aún se desconoce a pesar de las investigaciones policiales, y a la que un profesor vuelve a recordar después de recibir una caja procedente de Génova.

Esta ficción continúa en una secta que Einstein y Kafka fundaron en la imaginación del autor, y sobre la que pivota una posible solución al misterio de la desaparición de la estudiante, ya que sus integrantes padecen alteraciones de conciencia y asumen percepciones distintas de la realidad, ha matizado.

La Habana, Praga, Sevilla y Valladolid son algunos de los lugares por donde transcurre la novela y que Alberto Curiel describe con una minuciosidad alejada de la anécdota turística y de los itinerarios convencionales, como un valor añadido al relato.

«Por mi trabajo, soy ingeniero de Telecomunicaciones y ejecutivo de una compañía, he viajado mucho y adquirido conocimientos y experiencias sobre muchos lugares que luego me han servido para mis dos novelas», ha explicado.

Curiel ha reconocido que tiene un «perfil atípico» para las letras, aunque su «gran afición a la cultura» le ha permitido emprender una carrera que inició hace tres años con «El caso Galenus», con el problema del cáncer como trasfondo social, y que ahora ha confirmado con «La jaula escondida».

«La novela no es científica sino de suspense y profundiza en lo que hay más allá de lo que se puede razonar, de lo que ven los ojos», ha precisado.

Cada uno de los capítulos va precedido de una cita para ambientar al lector y seleccionada de la obra de escritores, pensadores, músicos y artistas tan dispares como Pedro Calderón de la Barca, Joaquín Sabina, el evangelista San Juan, Elvis Presley, Anatole France, Baltasar Gracián, José Martí, Schopenhauer y, por supuesto, Albert Einstein y Franz Kafka.

Una de las claves para que funcione un libro, que espera hacerla suya, «es el boca a oído, una masa crítica que hable del mismo para que se ponga de moda«, ha concluido. Roberto Jiménez. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here