Juana Rivas espera una respuesta del Constitucional para seguir con sus hijos

0
25
Juana Rivas arropada por sus vecinos
Juana Rivas en la instantánea acompañada de vecinos y familiares, permanece actualmente en paradero desconocido en compañía de sus hijos.

Granada/Madrid, 31 jul (EFE).- Juana Rivas, la madre que permanece ilocalizable tras incumplir la orden judicial que la obliga a entregar a sus hijos a su expareja, condenado por maltrato, está ahora a la espera de una decisión del Tribunal Constitucional para seguir con todas las garantías junto a sus dos niños.

 

La batalla judicial sobre su caso ha abierto hoy un nuevo frente ante el alto tribunal con la formalización de un recurso de amparo, el mismo día en que el padre italiano ha anunciado a Efe, en la primera entrevista concedida a un medio español, que estaría dispuesto a negociar la custodia compartida de los menores.

 

El letrado Ramón Montero ha presentado el recurso en la sede del Constitucional para que el tribunal suspenda la orden de devolución de los niños al padre, Francesco Arcuri, quien a su vez denunció a la madre por la sustracción de sus hijos de tres y once años.

 

El representante legal de Juana Rivas ha defendido en declaraciones a los periodistas que, “por encima de las controversias de los padres, impera el interés superior de los menores”, que es precisamente, según ha explicado, “el objetivo de este recurso”.

 

El recurso se fundamenta en que ese interés debe prevalecer y ser protegido sobre cualquier otra norma y en la posible vulneración del artículo 24 de la Constitución Española sobre la tutela judicial efectiva.

 

El abogado confía en que el recurso salga adelante inmediatamente, al igual que ocurrió en 2016 con el caso de Desirée Vicente, a la que la Audiencia Provincial de Madrid obligaba a entregar a su hija de cinco años al padre, un suizo que se encontraba imputado por un delito de violencia machista contra ella.

 

Tras presentar un recurso de amparo, el Constitucional anuló la entrega de la niña a su padre. “Fue un caso muy semejante al que ahora estamos conociendo. Es el motivo por el que han pedido que interviniéramos en esta causa”, ha dicho Montero.

 

Horas antes de la formalización del recurso, Francesco Arcuri se ha mostrado dispuesto a negociar con la madre una custodia compartida “por el bien de los niños”, en una entrevista con Efe en la que también ha insistido en que “no es un maltratador ni un machista” que quiera quitarle los niños a Juana.

 

Este ofrecimiento del padre incluiría además una vivienda para la madre y el pago de una cantidad mensual en concepto de alimentación, una propuesta que habría sido rechazada por el entorno de Juana Rivas, según ha dicho a Efe el letrado del padre, Adolfo Alonso.

 

Arcuri ha asegurado que “nunca le ha puesto la mano encima” a ninguna mujer y que, en 2009, “aceptó” ser condenado por lesiones en el ámbito familiar por una discusión que ambos mantuvieron cuando convivían en Granada, como única vía para poder seguir viendo a su entonces único hijo con Juana Rivas.

“Hoy me arrepiento muchísimo de haber aceptado esa condena. Quise quitarle tensión a la situación para poder ver a mi hijo. Tras dos meses estábamos otra vez viviendo juntos y, tiempo después, se vino a Italia y tuvimos otro hijo”, ha explicado.

 

Juana Rivas mantiene el apoyo del municipio granadino del que es vecina, Maracena, cuyo alcalde, Noel López, ha confiado en rueda de prensa en que el Tribunal Constitucional se pronuncie cuanto antes para que la madre pueda dormir en su casa con sus hijos.


Junto a la directora del Área de Igualdad y asesora jurídica del centro de la mujer, Francisca Granados, que ha seguido desde el inicio el caso de la madre, el regidor ha destacado que el Ayuntamiento y la ciudad de Maracena siempre han estado a disposición de la necesidades de Juana y de sus hijos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here