El Defensor del Pueblo pide mejoras en las residencias de ancianos de Madrid

0
147
La Residencia de ancianos de Alcorcón pertenece a la red de mayores de la Comunidad de Madrid.

La Residencia de ancianos de Alcorcón está siendo investigada por el fallecimiento de un anciano de 80 años, Miguel G., que murió solo en el jardín del centro y nadie se percató hasta el día siguiente

Madrid, 12 sep (EFE).- El Defensor del Pueblo ha pedido hoy «mejoras» en las residencias públicas de ancianos de la Comunidad de Madrid, al tiempo que ha reclamado la urgente adaptación de estos centros y su personal a las nuevas necesidades estructurales y de carga de trabajo.

La institución se ha dirigido a la Consejería de Políticas Sociales y Familia de la Comunidad de Madrid para interesarse por las medidas previstas para mejorar las condiciones de atención a los mayores en las residencias públicas madrileñas.

La edad de la población y la aplicación de la Ley de promoción de la autonomía personal y atención a las personas en situación de dependencia, obligan a atender en los recursos residenciales existentes a una población que requiere cada día más apoyos y cuidados, recuerda en un comunicado el Defensor del Pueblo.

En la actualidad, la institución mantiene abiertas varias actuaciones motivadas por reclamaciones de usuarios o trabajadores de distintas residencias públicas dependientes de la Agencia Madrileña de Atención Social (AMAS).

Las quejas recibidas en el último año hacen referencia a una pérdida de calidad en la atención a los mayores, así como a la escasez de personal y medios para ofrecer una atención adecuada a personas con un grado de dependencia cada vez más elevado.

El Defensor del Pueblo ha transmitido también a la Consejería madrileña su preocupación por «los graves sucesos» ocurridos en los últimos meses en distintas residencias de la Comunidad.

Uno de estos casos está relacionado con las quejas de las familias y del comité de empresa por las condiciones laborales de los trabajadores de la residencia de ancianos de Arganda del Rey, donde murió una mujer en mayo después de que su pierna quedara atrapada en la cama y tuviera que ser amputada.

Además, varias trabajadoras de la residencia pública de mayores de Alcorcón están siendo investigadas en un proceso judicial por el fallecimiento de un anciano de 80 años, Miguel G., que murió solo en el jardín del centro y al que nadie echó en falta hasta el día siguiente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here