Inmaculada Galván: Madrid Directo es como mi hijo mayor

0
33
Inmaculada Galván, presentadora de MADRID DIRECTO.
Inmaculada Galván, presentadora de MADRID DIRECTO.

Madrid, 24 sep (EFE).- La periodista Inmaculada Galván confiesa que vive “con ilusión y un poquito de vértigo” el regreso a Telemadrid de Madrid Directo, un programa al que “quiere muchísimo” porque es como su “hijo mayor”.

Galván (Madrid, 1963) presenta desde el pasado lunes junto a Emilio Pineda en la televisión autonómica madrileña este histórico programa de reportajes de actualidad, que “los madrileños siempre han visto como algo propio”.

Después de estar al frente del proyecto de forma ininterrumpida durante quince años desde 1993 hasta 2008, se muestra “contenta” con la nueva imagen de Madrid Directo.

En una entrevista con Efe, indica que el programa mantiene su “esencia”, que es “estar en la calle”, con los madrileños como protagonistas de las noticias, y considera “el formato puede tener continuidad eternamente”.

PREGUNTA: ¿Cómo afronta el regreso del programa a Telemadrid?

RESPUESTA: Con mucha ilusión y con un poquito de vértigo porque es recuperar un proyecto que creé hace veinticuatro años, que ha ido muy bien y que por circunstancias de la vida y no solamente del propio proyecto, sino de Telemadrid, por lo que ha pasado con el Expediente de Regulación de Empleo (ERE), se vino abajo. Entonces, rescatarlo e intentar que vuelva a su sitio otra vez da un poquito de vértigo. Además, yo le quiero muchísimo porque Madrid Directo es como mi hijo mayor. Luego tuve a las mías, pero primero tuve a Madrid Directo.

P: ¿Cómo ha ido el arranque del programa?

R: Bien. La imagen de Madrid Directo se ha puesto en marcha en una semana. Ha sido una locura, con un equipo nuevo. Había que ajustar muchas cosas, pero el resultado ha estado bastante bien y esto va a ir progresando. Estoy contenta.

P: ¿Cuáles son las principales novedades de esta temporada?

R: La esencia de Madrid Directo no varía. La esencia de Madrid Directo es estar en la calle, con los madrileños, que sean ellos los protagonistas e intentando contar las noticias de una forma más amena que un informativo, pero con el mismo rigor.

¿Qué es lo que ha variado? Han cambiado los reporteros y el plató, que ahora ofrece la posibilidad de hacer entrevistas y hablar con expertos.

P: ¿Cuáles son las claves del éxito de este formato que se ha imitado a nivel nacional y autonómico?

R: Las claves están en que los madrileños lo han visto como algo suyo. De hecho, los madrileños se convertían en reporteros nuestros. Cogían el teléfono y nos llamaban para darnos noticias. Nos abrían su casa siempre. Nos veían como algo propio, muy cercano.

Hemos tenido siempre un sentido de servicio público importante y además ha sido un programa muy blanco, que podía ver todo el mundo. Contábamos todo en unos términos que podía compartir la familia. Ha sido un éxito y sigue siéndolo en otras cadenas. Esto puede tener continuidad eternamente.

P: Un directo está sujeto a muchos imprevistos. ¿Quiere compartir alguna anécdota?

R: Me acuerdo que una vez en Navidad estaban unos pobres niños cantando un villancico y se les vino el árbol encima. Fue un susto, pero después una risa.

En Pasarela Cibeles, hace dos o tres años, uno de los reporteros en el momento de empezar el desfile se llevó por delante la pantalla que necesitaba el técnico de la música para seguir el evento.

En un directo, pasan mil cosas con las que te puedes morir, pero en general somos un equipo que funciona como un buen engranaje. Por lo general, es un programa con el que te vas muy a gusto a casa con el trabajo que has hecho.

P: ¿Qué historias o personajes de Madrid Directo le han sorprendido más?

R: Me sorprende, sobre todo, la gente mayor. El lunes tuvimos a un anciano que lleva sesenta años pisando uva. Las cosas que nos contaba eran entrañables. Me encanta tener en Madrid Directo a la gente mayor porque no tiene ninguna vergüenza de decir nada. Son políticamente incorrectos.

También tuvimos a Julio Iglesias que fue la única persona que ha entrado en plató en la última etapa de Madrid Directo. Nos divertimos mucho con él.

P: ¿Le obsesiona la audiencia?

R: En todas las televisiones, nos obsesiona la audiencia porque en parte de eso depende la supervivencia de un programa, algo que no debería suceder en una televisión pública. Se deberían mirar otras cosas y no la audiencia.

Lo que pasa es que cuando nos ha sonreído tanto la audiencia, pues se la toma un poco menos en serio. Me importa por la cantidad de personas a las que gustamos o atraemos, pero no tanto por ese dato de pelea entre unas televisiones y otras. Eso me importa poco.

P: Usted es uno de los rostros conocidos de la televisión madrileña. ¿Esto supone más ventajas o inconvenientes?

R: Yo no he tenido ningún inconveniente. La gente conmigo por la calle siempre se ha portado muy bien, de forma muy cariñosa. No me puedo quejar de nada. Lo único es que tienes una familia al lado a la que a lo mejor no le gusta tanto que la gente esté tan encima de ti, pero al final acaban acostumbrándose y aceptando que te paren por la calle.

P: ¿Cómo ve el futuro de Telemadrid, con una nueva ley y un cambio de imagen corporativa, después de un ERE doloroso?

R: Incluso, nada más terminar el ERE, era muy optimista porque creo que Telemadrid tiene mucho que contar, si estamos en nuestro hueco, que es la información de Madrid y es lo que los madrileños no van a encontrar en ningún otro canal. Yo soy optimista. Creo que esto puede crecer. Es una buena oportunidad la que tenemos ahora. Estamos con muchísima ilusión. Estamos recuperando a gente del ERE. Pasear por Telemadrid y ver esas caras que hace tres años se marcharon es una alegría inmensa. Se han visto hasta lágrimas aquí en Telemadrid de vuelta.

P: ¿Qué le ha aportado su paso por TVE y por 13TV?

R: En 13TV tuve una experiencia muy bonita porque partió de la nada. Con el que hoy es director general de Telemadrid, José Pablo López, empezamos en esa televisión de cero. Ha sido un auténtico milagro. Yo pasé allí tres años maravillosos haciendo una información que me encantaba, muchos programas en directo, la Jornada Mundial de la Juventud, trabajando muchísimo, pero muy bien.

En Televisión Española, estuve en la mañana y sinceramente mi experiencia no fue tan positiva. No me gustó tanto ese paso por Televisión Española. Es como un gran monstruo que te condiciona. Es un sitio muy grande y, para mí, muy frío. Yo me he criado y he echado los dientes en Telemadrid, que es una cosa más pequeña. Se le coge otro cariño. Siempre he sentido ésta como mi casa. Ya llevo 31 años aquí.

P: ¿Cree que el tratamiento de la información en televisión está amenazado por el sensacionalismo, la anécdota y el espectáculo?

R: La información en televisión está amenazada por todo, por los poderes políticos, económicos y sindicales. Los periodistas tenemos que sobrevivir como podemos para que nuestro punto de vista o sentido ético y moral salga adelante con el menor daño posible. El periodismo está amenazado por muchas cosas, pero ahí estamos para pelear.

P: Siempre ha trabajado con la información de actualidad. ¿Le gustaría hacer otro tipo de programas?

R: Soy periodista. Me gusta la información. Me gusta el servicio público. Me gusta sentir que lo que hago sirve de alguna manera para ayudar a los demás, una vez informando, otra vez entreteniendo y otra vez tratando de solventar problemas. No me veo haciendo un show. Lo mío es la información. 

Ximena Hessling.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here