El lunes se empieza a apuntalar y desescombrar el convento de Apostólicas

0
98

(EFE).- El próximo lunes, 29 de octubre, empezarán las obras de protección, apeo, apuntalamiento y desescombro del antiguo convento de las Damas Apostólicas, en el Paseo de la Habana, cuyo derribo se frenó en junio pasado y que la Comunidad de Madrid quiere declarar Bien de Interés Patrimonial (BIP).

Según ha informado la empresa promotora del inmueble, Global Alchiba S.L., las obras buscan cumplir con las preceptivas medidas de seguridad del inmueble después de que en junio se paralizasen de forma no programada los trabajos de demolición.

«Durante estos meses, Global Alchiba S.L. se ha puesto, en todo momento, a disposición de las administraciones pertinentes -Ayuntamiento y Comunidad de Madrid-, para dotar de las medidas de seguridad oportunas al inmueble, y evitar que con la previsible llegada de mal tiempo se produjesen mayores daños en el edificio y su entorno, así como en la propia seguridad de los trabajadores que deban actuar en el mismo», explica la empresa.

Así, y cumpliendo con la resolución del Departamento de Disciplina Urbanística del Ayuntamiento de Madrid (de fecha 24 de octubre), y en base a los términos autorizados por la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Comunidad de Madrid (de fechas 4 de agosto y 11 de septiembre) «se procederá a la ejecución de las medidas de aseguramiento autorizadas», sigue explicando.

Los trabajos consistirán en apuntalar el inmueble con el desmontaje de determinados elementos, como vigas y forjados, sin que afecte a las fachadas, con el fin de asegurar el edificio y poder efectuar el desescombro sin riesgo para los trabajadores.

El convento de las Damas Apostólicas del Sagrado Corazón, ubicado en el número 198 del Paseo de la Habana, fue construido entre 1929 y 1930 en base a un proyecto del arquitecto Críspulo Moro Cabeza, que ideó un edificio «ejemplo tardío pero significativo del estilo neomudéjar» desarrollado en el periodo de la Restauración Borbónica, y caracterizado por el uso del ladrillo.

El noviciado se inauguró parcialmente en septiembre de 1929 y la iglesia a finales de 1930; durante la Guerra Civil, el edificio fue ocupado y la iglesia sufrió importantes daños, siendo reparada y reinaugurada en 1943, fecha desde la que el inmueble ha sido objeto de diferentes reformas.

A mediados de junio de este año el Ayuntamiento de Madrid autorizó su derribo al no aparecer el edificio dentro de su Catálogo de Elementos Protegidos del Plan General de Ordenación Urbana, y las obras comenzaron, aunque ante las quejas de los vecinos la Comunidad de Madrid paralizó la demolición el 22 de junio, alegando que, según la normativa, los conventos construidos antes de 1936 son Bien de Interés Patrimonial.

Tras paralizarse el derribo, los vecinos pidieron medidas cautelares -como lonas o el apuntalamiento- para que las lluvias no deterioraran el edificio.

Este mes de septiembre la Comunidad de Madrid incoó expediente para declarar el edificio Bien de Interés Patrimonial (BIP), al entender que «reúne valores arquitectónicos e históricos suficientes para tal declaración», y el uso religioso del inmueble, que ya ha desaparecido, podrá ser sustituido por otra modalidad de uso residencial, individual o colectivo

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here