Auditorio de la Diputación de Málaga albergará capilla ardiente de Chiquito

Sociedad | 11 de noviembre, 2017

Chiquito de la Calzada falleció esta madrugada a los 85 años en Málaga, donde permanecía hospitalizado por la angina de pecho que sufrió a finales de octubre.

Málaga, 11 nov (EFE).- El auditorio de la Diputación de Málaga albergará la capilla ardiente de Chiquito de la Calzada a petición expresa de la familia, que ha dicho que el humorista guardaba “muy buen recuerdo del sitio” porque hace un año fue nombrado, en dichas dependencias, hijo predilecto de la provincia.

 

Gregorio Esteban Sánchez Fernández, nombre del popular humorista malagueño, ha fallecido esta madrugada a los 85 años en Málaga, donde permanecía hospitalizado por la angina de pecho que sufrió a finales de octubre.

 

La capilla ardiente se instalará a las 12:00 horas, según han confirmado a Efe fuentes de la Diputación de Málaga, y está previsto que sean muchos los malagueños que quieran darle el último adiós.

 

Ahora ha fallecido a los 85 años después de un primera hospitalización el pasado 14 de octubre tras sufrir una caída en su domicilio, del que fue rescatado por los Bomberos, y regresar al hospital dos semanas después por una angina de pecho por la que tuvo que someterse a un cateterismo.

 

Este artista, que inventó en el humor un nuevo lenguaje y estilo con gran éxito de público, tuvo que someterse a un cateterismo cardíaco hace una semana en el Hospital Regional de Málaga y padeció después una infección.

Gregorio Esteban Sánchez Fernández, su nombre real, que también fue cantaor y actor, tuvo que ser trasladado el 6 de noviembre a la Unidad de Cuidados Intensivos del centro sanitario -donde continuaba desde entonces- para ser tratado de la infección.

 

Chiquito de la Calzada”, el hombre que revolucionó el humor en España

Después una larga carrera en el flamenco que no le reportó la fama, a Gregorio Sánchez Fernández, “Chiquito de la Calzada”, le llegó el reconocimiento a los 62 años gracias a la televisión y a una forma de contar los chistes con la que revolucionó el humor en España.

 

Nacido el 28 de mayo de 1932 en la Calzada de la Trinidad de Málaga, de la que tomó su nombre artístico, comenzó a los 8 años a cantar flamenco, faceta que le llevó a actuar en el extranjero, y residió durante dos años en Japón.

 

De aquella etapa anterior al humor, cuando todavía era un artista anónimo, data también su fugaz aparición en un capítulo de la mítica serie televisiva “Vacaciones en el mar” en 1985, tocando las palmas como integrante de un cuadro flamenco.

 

La fama le llegaría en 1994, cuando fue descubierto para el programa de Antena 3 Televisión “Genio y figura”, donde su forma de hablar y de caminar y las palabras que acuñó le convirtieron en uno de los grandes del humor.

 

Ese éxito le condujo al cine, en el que participó en películas como “Aquí llega Condemor, el pecador de la pradera” (1996), “Brácula: Condemor II” (1997), “Papá Piquillo” (1998), “Franky Banderas” (2003), “El oro de Moscú” (2003), “Spanish Movie” (2009), “La venganza de Ira Vamp” (2010) y “Torrente 5: Operación Eurovegas” (2014).

 

También empezaron los reconocimientos, como ser nombrado en 1996 pregonero de la Feria de Agosto de Málaga, provincia de la que sería reconocido como hijo predilecto por la Diputación en noviembre de 2016.

 

En 2004, el propio Chiquito acudió a inaugurar el parque que desde entonces lleva su nombre en el paseo marítimo de Poniente de Málaga, y advirtió entonces con su peculiar humor de que a todo el que no lo visitara le echaría “seiscientos dólares de multa”.

 

En aquel acto, el humorista aseguró en tono jocoso que, después de tener un parque, sólo esperaba un lugar en la Academia de la Lengua por sus aportaciones al diccionario, algo que no podría producirse ese año al “no haber sillas, porque se las han llevado”.

Chiquito de la Calzada compartió gran parte de su vida con Josefa García Gómez, Pepita, con quien se casó en 1950, y era habitual verlos a ambos caminando cogidos del brazo por las calles del centro de Málaga, hasta la muerte de ella en 2012, que supuso un duro golpe para el humorista.

El artista deja para la posteridad una larga lista de palabras, frases y latiguillos con los que sazonaba sus chistes y también una forma de despedirse que nació de su creatividad: “Hasta luego, Lucas”. 

Temas:

TEMAS RELACIONADOS

Comente este artículo...