Cada minuto dos niños mueren en el mundo por neumonía

0
76

Madrid, 27 nov (EFE).- Cada minuto dos menores de cinco años mueren en el mundo por neumonía, una enfermedad que se lleva la vida cada año de casi un millón de niños pese a que se puede tratar con antibióticos, los cuales se pueden conseguir por tan solo 34 céntimos de euro.

 

Lo pone de manifiesto Save the Children en su informe «Luchando por respirar», en el que explica que la neumonía es la «enfermedad de la pobreza» y la principal causa de muerte infantil por patologías infecciosas, que se concentran en los países más desfavorecidos.

En esos países, son los niños más pobres los que tienen más riesgos de contraer la enfermedad, que mata más que la malaria, la diarrea y el sarampión juntos, según la ONG que se ha fijado como objetivo salvar un millón de vidas en los próximos cinco años.

El informe, cuyo prólogo está escrito por el ex secretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan, muestra «cómo unas políticas nacionales contundentes respaldadas por la cooperación internacional» podrían salvar 5,3 millones de vidas hasta 2030.

La organización sostiene que un suministro de amoxicilina (antibiótico) cuesta 34 céntimos de euro, «menos que una bolsa de dulces en un supermercado occidental», con el que se podría salvar a un niño con la enfermedad, sin embargo, el fármaco no está disponible en muchos centros de salud de los países más afectados como Tanzania o República Democrática del Congo.

Save the Children incluye en el informe otras cifras sobre esta realidad como que 170 millones de niños no están vacunados de neumonía o que las niñas con la enfermedad tienen un 43 % más riesgo de muerte en el sur de Asia que los niños.

Para reducir el número de víctimas, la organización reclama vacunas más baratas, más inversión en inmunización y que se pueda vacunar a más de 166 millones de menores de dos años para prevenir la enfermedad.

Además, pide a los gobiernos planes de acción que aseguren la disponibilidad de antibióticos en todo el mundo e incluyan el acceso universal a centros de salud con trabajadores sanitarios capacitados para diagnosticar la enfermedad de «manera temprana y precisa».

Insta a establecer alianzas público-privadas para ampliar las provisiones de oxígeno necesarias para ayudar a «los niños que luchan por respirar» y a tomar medidas para ayudar a los más de 400 millones de personas en todo el mundo que no tienen acceso a servicios sanitarios. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here