CaixaBank gana 10.600 millones en depósitos, pese a la caída último trimestre

0
73

viamadridtv.es.- (EFE).- CaixaBank sufrió en el cuarto trimestre de 2017 una caída de 700 millones de euros en depósitos de clientes, el 0,2 % del total, si bien cerró el conjunto del año en positivo, con un incremento de los recursos del 3,5 %, equivalente a 10.600 millones.

CaixaBank vivió en el último trimestre de 2017 las consecuencias de la crisis política catalana, y en especial de la declaración unilateral de independencia del Parlament, lo que le llevó a trasladar su sede social de Barcelona a Valencia, ciudad en la que hoy ha presentado sus resultados anuales, que han sido de récord, con un beneficio de 1.684 millones de euros.

Tras la declaración fallida de independencia, CaixaBank registró una fuga de depósitos que hoy ha minimizado y que ha cuantificado en 700 millones de euros, una cifra «absolutamente inmaterial» si se compara con el crecimiento experimentado en el conjunto del año, de 10.600 millones, según ha destacado en rueda de prensa el consejero delegado de la entidad, Gonzalo Gortázar.

Esos días de incertidumbre política en Cataluña, otros muchos clientes de CaixaBank optaron por abrir cuentas en otras comunidades, aunque la entidad no ha cuantificado estos movimientos.

Gortázar ha señalado, en cualquier caso, que «la situación actual es de absoluta normalidad», tanto entre los clientes de CaixaBank en Cataluña como en otras comunidades.

El presidente del banco ha remarcado que «en ningún caso hubo sobre-reacción» cuando el consejo de administración decidió mover a Valencia su domicilio social, ya que una entidad financiera «está obligada a garantizar a todos los clientes, accionistas y empleados la seguridad jurídica y la continuidad del negocio».

Ha reconocido que «pudo haber algunos clientes a quienes esta decisión les disgustó desde la perspectiva emocional», pero ha insistido en que la obligación fundamental de una entidad financiera es «garantizar en todo momento el acceso a la liquidez del BCE» y que esto se garantizaba sólo con el cambio de sede.

Respecto a la actual situación política en Cataluña, sin Gobierno desde hace varios meses, Gual ha reiterado su confianza en que los interlocutores «encontrarán caminos de acuerdo» para devolver la estabilidad política a institucional a la comunidad.

Pese a todo, CaixaBank cree que la crisis catalana incidirá levemente en la economía, ya que el impacto de esta crisis se circunscribió al mes de octubre, mientras que noviembre y diciembre fueron ya «de clara recuperación».

«Esperamos que el crecimiento este año sea del 2,5 %», ha apuntado Gual, que cree que si el entorno político e institucional se va estabilizando, y «no tiene por qué ser de otro modo», será «otro buen año para la situación económica española».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here