Nobel de Economía Eric Maskin: Con una Cataluña independiente “todos pierden”

0
71
Eric Maskin, premio Nobel de Economía en 2007.

 

Eric Maskin, premio Nobel de Economía en 2007.


viamadridtv.es-  (EFE).- El premio Nobel de Economía, Eric Maskin, investido ayer doctor honoris causa por la Universidad Carlos III, cree que con una Cataluña independiente “todos pierden”, y aboga por invertir en educación, por una renta mínima para los desfavorecidos, una Eurozona con fiscalidad unificada y el impuesto sobre el carbono.

“Desde el punto de vista económico, el secesionismo catalán es algo muy desafortunado. Si el independentismo tuviera éxito, crearía una gran inseguridad para los inversores; nadie sabría qué estatus tendría Cataluña. Económicamente hablando, todos pierden”, afirma en una entrevista con EFE con ocasión de su investidura ayer en Madrid.

Maskin discrepa de quienes temen que el avance tecnológico recortará puestos de trabajo. “La digitalización es en realidad algo bueno porque se traduce en una mayor productividad. Habrá más trabajo automatizado, es cierto, pero no está claro que se reduzca el empleo a largo plazo”.

Siempre que hay una revolución tecnológica, se pierden viejos empleos, pero con frecuencia se crean nuevos. La clave para asegurar que las personas están preparadas para los ‘nuevos empleos’ es la educación. Hay que invertir en educación y entrenamiento para estos nuevos puestos de trabajo que crecerán”, asegura.

Para la sostenibilidad de las pensiones, “habrá que retrasar gradualmente la edad de jubilación. Ahora se vive más y la gente está saludable a una edad mucho más avanzada que en la generación anterior. No hay razón para jubilarse a los 60-65 años”, según este catedrático de la Universidad de Harvard (EEUU) ganador del Nobel en 2007.

Se declara “absolutamente a favor de una renta mínima para los desfavorecidos. La desigualdad es uno de los problemas económicos más serios para la mayoría de países, y una forma de combatirla es dar a las familias un sentido de certidumbre: asegurar que todos tengan al menos unos ingresos razonables para no tener que sufrir sin necesidad”.

A su juicio, “la Eurozona ha sido un problema desde su creación, pese a los beneficios de una moneda común. Lo vimos particularmente durante la crisis financiera, que sin una política fiscal unificada la Eurozona afrontó una situación muy severa para resolver la crisis de la deuda”, especialmente en Grecia.

“A futuro, será importante que el lado fiscal de la Eurozona sea reformado en el sentido de aumentar la unificación de las políticas fiscales, que dependen de cada país. Grecia antes de la Eurozona podía devaluar su moneda pero ya no. Por ello, una política fiscal central es importante para tratar a países con problemas”, continúa.

En materia política, “los desafíos pueden ser mayores para la UE en los próximos años”, tanto por el Brexit como por el “giro no democrático de países como Polonia y Hungría, que son muy preocupantes”, agrega.

Sobre la actual volatilidad del mercado bursátil, aunque “nadie puede decir con una probabilidad real cuando la próxima recesión ocurrirá”, considera que históricamente la volatilidad “en general no ha significado que una recesión se esté avecinando”.

Si la Reserva Federal y el Banco Central Europeo deciden subir los intereses “es una buena señal, significa que las economías van bien. Solamente los elevan cuando hay peligro de sobrecalentamiento. Nada de lo que he visto sugiere que se avecine una recesión”, explica.

En cuanto a las ideas proteccionistas de Trump, “no está claro que habrá un proteccionismo serio. El presidente ha hablado de ello pero hasta ahora no ha hecho mucho en esa dirección. Está por ver lo que hace. Si de verdad se instaura, será malo para todos: para la UE, China y para EEUU”, sostiene.

“En el pasado hemos visto periodos en que el proteccionismo ha llevado el mundo hacia atrás. Sería muy desafortunado, el mundo gana con el libre comercio, no con proteccionismo”, asegura.

Ante el cambio climático, “la respuesta desde el punto de vista económico es el impuesto sobre la emisión de dióxido, ‘carbon tax’. Pagar una penalización por liberar gases de efecto invernadero tendrá dos beneficios: los contaminadores reducirán sus emisiones y se incentivará el desarrollo de alternativas”, defiende.

En lo que respecta a Latinoamérica, destaca que varios países están “sufriendo mucho con la recesión que siguió a la crisis financiera. Brasil, por ejemplo, llevaba una senda prometedora antes de la crisis, con altas tasas de crecimiento, pero ha retrocedido con la recesión” y los problemas políticos.

La corrupción es una barrera para el éxito económico. Un gobierno corrupto dificulta el progreso económico”, sentencia sobre esta lacra latinoamericana.

Maskin ha visitado España en varias ocasiones. La Carlos III es “una universidad familiar para mi. También he visitado otras instituciones económicas españolas y tengo muchos amigos en Barcelona, Valencia, entre otras ciudades”, concluye.

Juliana Leao-Coelho.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here