Sindicato de Inquilinas denuncia coacciones en bloques alquilados de Madrid

0
34

viamadridtv.es-  (EFE).- El Sindicato de Inquilinas de Madrid denuncia coacciones en algunos bloques de vecinos por parte de los propietarios de los pisos de alquiler, que en ocasiones buscan forzar desalojos para vender los edificios completos o dar un uso turístico a las viviendas.

Esta situación afecta en este momento a una decena de edificios en la capital “comprados por empresas inmobiliarias” que quieren “hacer más dinero” y en los que se está “presionando” a los vecinos para que se marchen, ha asegurado a Efe José Inwit, portavoz de este colectivo.

Coacciones, ejecutar obras sin permiso en los inmuebles, no controlar las viviendas vacías y permitir que sean ‘okupadas’ afectando a la convivencia vecinal o poner fin a los contratos antes de lo debido son algunas de las técnicas usadas por los propietarios, según explica.

En algunos casos, como en un bloque de Arganzuela, los vecinos “han conseguido pararle los pies a la propiedad y obligarla a respetar los contratos vigentes”.

Para el Sindicato de Inquilinas, las soluciones pasan por organizarse y por dar una respuesta colectiva a un problema que no es individual sino que se enmarca en un mercado del alquiler cuyos precios crecientes expulsan a las rentas más bajas y con fuertes inversiones por parte de fondos y empresas inmobiliarias.

“Son los vecinos quienes tienen que dar la voz de alarma. Cuando hay un bloque que cambia de manos y se empieza a notificar a los vecinos con burofaxes, en ese momento es cuando deben dar la voz de alarma y juntarse”, dice Inwit.

El Sindicato también culpa de la crisis del alquiler a la mayor desprotección de los inquilinos, después de que la reforma de la Ley de Arrendamientos Urbanos redujese la duración de los contratos de cinco a tres años.

Por ello, está creando una “red de apoyo mutuo” para que los vecinos no se vean solos y también ha empezado a organizar asambleas específicas para abordar la situación de los bloques de edificios amenazados por desalojos.

Entre las actividades de este colectivo figuran talleres de formación sobre la Ley de Arrendamientos Urbanos, para que conociendo sus derechos los inquilinos “fortalezcan su posición” y puedan detectar cuando el propietario se “salta la ley” y también cuentan con abogados.

Además, defienden que es necesario dar una “dimensión pública” a este conflicto y que se conozcan las malas prácticas de los grandes propietarios y recalcan que presionar de forma conjunta es efectivo, porque el arrendador ve que su inquilino no está solo. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here