Lula pone fin a su resistencia y ya está en manos de la Policía

0
112

viamadridtv.es- Agencias. El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, tras dos días de resistencia en el sindicato del que surgió a la política, se entregó hoy para comenzar a cumplir los doce años de cárcel que le impuso la Justicia por corrupción y ya fue recluido en una celda especial en la ciudad de Curitiba.

 

«Cometí un crimen», que fue «llevar los pobres a la universidad, permitir que compren coches, que tengan comida» y «si es así, seré un criminal el resto de mi vida», dijo Lula en un discurso cargado de emoción que fue una despedida de los miles de simpatizantes que, desde el jueves, rodearon el sindicato en que se había atrincherado.

El pasado 5 de Abril, Sergio Moro, el «juez estrella» que investiga la mayor trama de corrupción de Brasil, decretó  la prisión inmediata del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva y le dio de plazo hasta las 20.00 GMT de ese viernes para entregarse por una condena de 12 años por corrupción.

Moro, encargado de las investigaciones del caso Petrobras en primera instancia, condenó el año pasado al exmandatario a nueve años de cárcel por corrupción pasiva y lavado dinero, una pena que fue ratificada y ampliada a doce años en enero pasado por el Tribunal Regional Federal de la 4 Región, con sede en la ciudad de Porto Alegre.

Antes de que el juez decretara hoy su encarcelamiento, medios locales ya habían informado de que la Policía Federal venía preparando la celda en que será recluido Lula, donde se evitará el contacto con el expresidente de la constructora OAS Leo Pinheiro y con su exministro de Hacienda Antonio Palocci, dos de los condenados que le han salpicado en delitos de corrupción en las delaciones que negociaron con la Fiscalía.

En su auto, Moro establece que Lula debe ser recluido en una celda especial y aislado por seguridad.

El expresidente,  pasó dos días recluido en el Instituto Lula de Sao Paulo, desde el psado viernes nocheen la sede del sindicato metalúrgico en Sao Bernando do Campo, donde se forjó como dirigente, arropado por Dilma Rousseff y otros miembros del Partido de los Trabajadores (PT) tras conocer la decisión de Moro.

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here