Critican baja cobertura y detección de cáncer de mama en programa de Madrid

0
66

Madrid, 1 may (EFE).- La plataforma Audita Sanidad ha criticado la “baja” cobertura y efectividad del Programa de Detección Precoz del Cáncer de Mama (Deprecam) en madrileñas de 49 a 69 años, frente a otras regiones, ya que “solo ha cubierto al 50 % de las mujeres en esa edad, cuando el porcentaje contrastado y deseable es del 75 %”.


 

En cuanto a los casos detectados, “para una tasa esperada de 5 por cada 1.000 mujeres exploradas y diagnosticadas de cáncer de mama, en la Comunidad de Madrid sólo se alcanzaron, respectivamente entre los años 2011-2012 y 2013-2014, tasas de 3,55 y 1,86 por mil”, según una de las conclusiones del estudio.

La Auditoría Ciudadana de la Deuda en Sanidad (Audita sanidad), basándose en fuentes públicas de información, ha analizado el programa DEPRECAM puesto en marcha en 1999 y considera en un comunicado que sus conclusiones son “demoledoras”.

En materia de privatización de las mamografías realizadas, destaca que durante 14 años y hasta 2017 la Red móvil de mamógrafos (Mamobuses) se adjudicó a la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) de confesada vocación benéfico-asistencial y “sin afán de lucro”.

Pero en el mismo periodo, el programa en unidades fijas “se ha adjudicado a clínicas, cuyo número es últimamente de siete”, según el informe, que además critica que Sanidad “no ha obligado a las empresas privadas adjudicatarias tanto del cribado en unidades móviles como en fijas, a seguir las pautas de la Guía Europea de garantía de calidad en Cribado y diagnóstico de cáncer de mama”.

Al inicio, con el Acuerdo Marco Madroño 2004, se beneficiaron nueve clínicas privadas. En la última adjudicación en 2014 “siguen prestando servicio cuatro de ellas. En años posteriores se restringió su número a nueve clínicas privadas y finalmente a siete”, detalla el informe.

El estudio de los contratos de adjudicación revela que “los actores son siempre los mismos pero hay vencimientos de contratos que se tienen que prorrogar por falta de previsión en la renovación; periodos de interrupción de la actividad; o cambios de última hora en las condiciones de los pliegos”, entre otras muestras de “desorganización”.

También afirma que “desde hace 7 años la Comunidad de Madrid no aporta datos a la Red Española de Programas de Cribado de Cáncer”, y que los indicadores son “inferiores a los de la mayoría de CCAA que facilitan datos”.

Así, la cobertura en Madrid “no llega al 50 % de las mujeres admisibles al programa, cuando la deseada es del 75 % y en algunas regiones supera el 85 %”.

Con una tasa de detección de 3,55 casos por mil y 1,86 por mil mujeres exploradas en 2012 y 2014 respectivamente, las clínicas privadas de la ciudad de Madrid “han incurrido en prácticas que originan sobrecostes para el erario público y un aumento indebido de la deuda pública en el sector salud”, agrega el estudio.

Ello se debe a “las pruebas complementarias” que ha habido que realizar a las mujeres que “fueron exploradas en las unidades móviles del Deprecam”, según Audita Sanidad, que reconoce la imposibilidad de calcular el porcentaje de dichas pruebas complementarias.

En materia de equidad, destaca, asimismo que “todas las unidades fijas -clínicas privadas- están localizadas en distritos de Madrid con alto nivel socioeconómico y ninguna en distritos periféricos en menor desarrollo”.

Audita Sanidad cuestiona si las madrileñas con mayores recursos económicos y nivel educativo habrían podido “acceder a mamografías regularmente cada dos años ya sea en la medicina privada o en el Deprecam”, mientras que grupos de población menos favorecida “no han sido cubiertas por este programa”.

La contratación de clínicas privadas y de la AECC “no ha ayudado a mejorar los indicadores de proceso y resultados del programa”, y habrían contribuido al “más que probable incremento de la deuda pública madrileña, debido a los sobrecostes económicos generados en la frecuente adjudicación al sector privado de programas públicos de salud”.

El éxito de los programas de cribado poblacional para la prevención del Cáncer de Mama estaría “asegurado con una adecuada planificación, organización, implementación y evaluación, según los indicadores preestablecidos por la Guía Europea de Control de Calidad de esos programas”, concluye el análisis. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here