Dos de Mayo: Este año una fiesta descafeinada marcada por los ausentes

0
153
Ángel Garrido, con Soraya Sáenz de Santamaría, en la parada militar ante la Real Casa de Correos.
El presidente en funciones de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, junto a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha asistido este mediodía a la parada militar que ha tenido lugar ante la Real Casa de Correos

Madrid, 2 may. Sol Carreras. (EFE).- La Comunidad de Madrid ha celebrado su día grande, el Dos de Mayo, con un presidente en funciones tras la dimisión de Cristina Cifuentes, que no ha acudido a los actos previstos en la Puerta del Sol, como tampoco han hecho sus antecesores más directos en el cargo.


Ha sido una fiesta descafeinada marcada por la ausencia de Cifuentes, que tenía la intención de haber ejercido hoy de anfitriona hasta que la publicación de un vídeo sobre un supuesto hurto en un supermercado en 2011 precipitó su salida hace una semana.

De hecho, en las invitaciones para la recepción es «la presidenta» la que convocaba, ya que fueron mandadas antes de su dimisión, cuando Cifuentes se mantenía firme en el puesto después de semanas de polémica por las irregularidades de su máster en la Universidad Rey Juan Carlos.

Hoy finalmente no ha asistido y ha actuado como maestro de ceremonias el que fuera su número dos, Ángel Garrido, actual presidente en funciones de la Comunidad de Madrid.

Tampoco han acudido los tres antecesores de Cifuentes más directos: Ignacio González, Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz-Gallardón.

El primero y el último de ellos están investigados en Lezo, mientras que Aguirre acabó dimitiendo de su cargo de presidenta tras destaparse este caso, a los que se suman las causas de Gürtel y Púnica, que afectan igualmente a varios miembros del PP de Madrid que ella presidió durante años.

El único expresidente madrileño que ha estado ha sido el socialista Joaquín Leguina, que no ha hablado con los medios de comunicación, aunque esta mañana en una entrevista a ABC ha afirmado que en el PP sabían lo de Cifuentes y «la llevaron al matadero».

Otro de los grandes ausentes ha sido el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que tenía un acto en Burgos, y el rector de la Universidad Rey Juan Carlos, Javier Ramos, pese a que su nombre aparecía en una de las sillas colocadas entre el público.

Sólo ha mencionado públicamente el nombre de Cifuentes el periodista y escritor Alfonso Ussía, uno de los premiados con la Medalla de Oro de la Comunidad de Madrid, que ha agradecido a la expresidenta este reconocimiento.

Pese a todas las ausencias, también ha habido destacadas presencias en una fiesta a la que algunos finalmente se han animado a asistir con una Cifuentes ya dimitida.

Entre la plana mayor del PP estaban la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, que no han atendido a los medios de comunicación.

En su lugar, han tomado la palabra los vicesecretarios del PP Pablo Casado (uno de los más reclamados para los ‘selfies’) y Javier Maroto.

Tampoco ha tenido reparos en hablar delante de las cámaras ha sido el aspirante a liderar la candidatura de Podemos a la Presidencia de la Comunidad, Íñigo Errejón, ya en precampaña y que se ha ido tras la entrega de medallas, antes de comenzar el desfile militar.

Errejón ha charlado con algunas de las mujeres que han acudido a la Puerta del Sol para protestar por la sentencia de La Manada, pese a que su intención era concentrarse en la Plaza del Carmen.

Escoltadas por una veintena de policías nacionales, han entrado en la plaza madrileña al grito de «No es abuso, es violación» y «Tranquila hermana, aquí está tu manada» y sus abucheos han llegado hasta la tribuna de invitados instalada con motivo del desfile del Dos de Mayo.

La primera teniente de alcalde del Ayuntamiento de Madrid, Marta Higueras, presente en el acto, se ha subido a un bordillo para aplaudirlas.

Después del desfile ha tenido lugar la habitual recepción, con callos, vinos y cervezas de Madrid, entre otros productos, y menos corrillos de los habituales.

Otro de los grandes temas, además de la dimisión de Cifuentes, han sido las encuestas que dan a Ciudadanos como primera fuerza política en la Comunidad de Madrid a un año de las elecciones autonómicas.

Su presencia empieza a ser visible en la sede del Gobierno regional, donde las cintas de las acreditaciones de prensa han cambiado su habitual rojo por el naranja.

 

 

Garrido preside la ofrenda floral a los héroes del 2 de mayo en el Cementerio de la Florida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here