Acusada de asesinar a una mujer con ensañamiento asegura que es inocente

0
63
Audiencia Provincial de Madrid

viamadridtv.es-  (EFE).- La mujer juzgada en la Audiencia de Madrid por matar a otra con ensañamiento insiste en su inocencia y asegura que tras perder la consciencia, por el impacto de un «botellazo» por parte de la presunta víctima y tras haber consumido alcohol y drogas en el domicilio, se encontró el cuerpo sin vida de Sobrina O.

En declaraciones a Efe, la abogada de la acusada, Juliangela Q.A., ha explicado que cuando sucedieron los hechos también había otro hombre en el domicilio, buscado ahora por la policía, que habría sido el verdadero autor del asesinato de la víctima, en el que ahora tratan de incriminar a su cliente.

En el juicio, la procesada, de origen brasileño, negó que matase a Sobrina O., pues ambas acababan de conocerse esa noche y su intención era «probar una relación lésbica» con la víctima ya que desde el primer momento «congeniaron físicamente» y ambas tenían interés por la «espiritualidad y la santería».

No obstante, relató que una vez que llegó al domicilio de la víctima, en la que también se personó Rubén, tras la ingesta de alcohol y drogas perdió el conocimiento y poco después tras recuperarlo, se encontró a la víctima encima de ella con un cuchillo invocando a deidades de una religión brasileña.

Así, Juliangela Q.A. intentó quitársela de encima arrebatándole el cuchillo a la víctima, pero acto seguido ésta le propinó un botellazo dejándola inconsciente y poco después, cuando la acusada se recuperó se encontró el cuerpo sin vida de la víctima.

La Audiencia Provincial de Madrid juzgó el pasado lunes Juliangela Q.A., para la que el fiscal pide 17 años de prisión por un delito de asesinato con ensañamiento, así como una indemnización de 180.000 y 20.000 euros para el marido y la hermana de la víctima, respectivamente.

Según el escrito del ministerio público, la acusada atacó sorpresivamente a la víctima con un arma blanca y, empleándose a fondo, le asestó múltiples cortes en las manos, en los brazos, en la clavícula, en el tórax, en la rodilla, en las costillas, en el abdomen, en el esternón, en el mentón, en el cuello y en la región cervical, entre otras partes de su cuerpo.

También declaró en el juicio como testigo el que fuera «padrino espiritual» de la víctima, quien señaló que recibió una llamada de ésta en la que oyó gritos en los que ella nombraba a la «Pomba Gira» (entidad religiosa), pedía ayuda y gritaba: «Déjame loca, déjame, vete de mi casa».

Llamada que duró escasos segundos y tras la que el padrino espiritual intentó contactar con ella en numerosas ocasiones sin éxito. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here