Dejan libre a la exmujer de Correa para no «truncar» la relación con su hija

0
79

Madrid, 30 may (EFE).- El tribunal de Gürtel ha dejado en libertad a Carmen Rodríguez Quijano, exmujer de Francisco Correa, al tener en cuenta que tiene la «guardia y custodia» de la hija común del matrimonio, de 14 años, y que debe de tratar que «esa situación entre madre e hija no se trunque en este momento».

En un auto, la sección segunda de lo Penal de la Audiencia Nacional impone como medidas cautelares a Rodríguez Quijano, condenada a 14 años y 8 meses en el juicio de Gürtel, la retirada del pasaporte, la prohibición de salida de España y comparecencias quincenales en el juzgado.

La Sala ha desoído, por tanto, a la Fiscalía Anticorrupción y al resto de acusaciones, que pidieron prisión por riesgo de fuga, y ha atendido a la petición que realizó la exmujer de Correa durante las vistillas que se celebraron el pasado lunes.

Rodríguez Quijano pidió al tribunal quedar en libertad y alegó tener a su cargo a la hija de 14 años que tuvo con Correa que, de ingresar ella en prisión, quedaría desamparada en tanto que el líder de la trama también se encuentra cumpliendo condena por otra pieza de Gürtel.

Para la Sala, «a nadie se escapa la conveniencia» de que madre e hija mantengan la convivencia «el mayor tiempo posible» y, por ello, apostilla: «Este tribunal, en la medida que esté en sus manos, debe tratar de que esa situación entre madre e hija no se trunque en este momento».

Otros de los criterios que han influido en la decisión de los jueces de dejarla en libertad ha sido la ausencia de la «disponibilidad económica necesaria para procurarse su huida» en tanto que vive «con la ayuda económica de su madre y gracias a una exigua pensión alimenticia».

Además, no se conocen «otro tipo de medios, como pudieran ser personales, que puedan favorecer su ocultación a la acción» del tribunal.

Para tomar su decisión, la Sala ha tenido en cuenta también que Rodríguez Quijano ha comparecido «puntualmente» ante el juzgado cuando se le ha requerido, así como que la sentencia aún no es firme, en tanto que el Tribunal Supremo no se ha pronunciado sobre los recursos de las partes, lo que le permite «modular los tiempos de otro modo».

«Con miras al futuro, esas circunstancias personales no aventuran un elevado riesgo de fuga, por lo que no accederemos a la prisión provisional solicitada por las acusaciones». EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here