Hospital Ramón y Cajal aplica técnica pionera a pacientes con pie diabético En España, un 8 por ciento de la población es diabética, tanto del tipo 1 como del 2

La neuropatía periférica diabética debuta con callosidades, que en muchas ocasiones son precursoras de infecciones, úlceras diabéticas y de amputaciones.

Madrid, 14 jun (EFE).- El Servicio de Cirugía Plástica y Reparadora del Hospital Universitario Ramón y Cajal es pionero en España en ofrecer a los pacientes que padecen pie diabético un tratamiento de vanguardia denominado “descompresión de la neuropatía diabética” para prevenir los problemas asociados a esta patología.

Esta técnica disminuye el riesgo de sufrir úlceras, infecciones y amputaciones, al tiempo que mejora la sensibilidad del pie, según un comunicado de la Comunidad de Madrid.

Hasta el momento se han realizado catorce intervenciones, todas ellas con resultados muy satisfactorios para los pacientes.

Con esta técnica, “se consigue una mejoría de la calidad de vida porque alivia el dolor en más de un 90 por ciento de los casos y recupera la sensibilidad en más de un 80 por ciento”, asegura el jefe del Servicio de Cirugía Plástica y Reparadora del Hospital Universitario Ramón y Cajal, Pablo Benito Duque.

Las cifras demuestran que, con este tratamiento, se pueden prevenir las graves secuelas de la neuropatía periférica diabética y cambiar la evolución de la enfermedad. Esta novedosa técnica quirúrgica se basa en la descompresión de los nervios mediante su liberación quirúrgica, en la pierna y pie afectados.

 

El abordaje quirúrgico debería valorarse como primera indicación en todos aquellos pacientes en los que se observa que existe una neuropatía diabética preferiblemente con síntomas iniciales, siendo subsidiario de este tipo de cirugía, que no sustituye a ningún otro abordaje terapéutico, sino que es complementario.

El paciente es intervenido quirúrgicamente durante una hora de forma ambulatoria -habitualmente con anestesia regional- sin necesidad de permanecer ingresado en el hospital.

La intervención consiste básicamente en la liberación de ligamentos y músculos donde están atrapados los nervios a lo largo del recorrido del miembro inferior. A la semana de la intervención se lleva a cabo una primera revisión.

Además de la mejora del dolor y del aumento de la calidad de vida, se disminuye la alteración de la postura y el riesgo de caídas, fenómeno de especial importancia en ancianos, muchos de los cuales padecen diabetes.

En España, un 8 por ciento de la población es diabética, tanto del tipo 1 como del 2.

A lo largo de la evolución de la enfermedad, los diabéticos desarrollan diversas complicaciones: oftálmicas, renales, así como las que afectan a los nervios, lo que se conoce como neuropatía diabética, que puede afectar a cerca del 60 por ciento de las personas con diabetes.

Se considera que, después de veinte años de evolución, el diabético tipo 1 o 2 desarrollará una neuropatía periférica moderada o grave, en extremidad superior o inferior.

La neuropatía periférica diabética debuta con callosidades, que en muchas ocasiones son precursoras de infecciones, úlceras diabéticas y de amputaciones, la secuela más traumática de esta alteración.

Con frecuencia, el proceso puede ir acompañado de dolor plantar, muy severo y continuo, que impide el descanso nocturno y que precisa de dosis altas de analgésicos, lo que origina efectos secundarios y toxicidad. EFE

Temas:

TEMAS RELACIONADOS

Comente este artículo...