Madrid distribuirá en julio la tarjeta de vecindad a inmigrantes irregulares

Madrid / Noticias / Política | 18 de junio, 2018

La  alcaldesa junto a a Marta Higueras muestra la tarjeta de vecindad.

Madrid, 18 jun (EFE).- El Ayuntamiento de Madrid empezará a repartir a partir de la primera semana del mes de julio la “tarjeta de vecindad”, que busca proporcionar servicios municipales a los inmigrantes sin documentación, según ha avanzado hoy la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena.

“En el marco de lo posible vamos a abrir ese hueco, lo que podamos desde el Ayuntamiento, para aportar una línea más de posibilidad de integración”, ha dicho en su intervención en el Global Compact sobre Migrantes, donde también han acudido el presidente de la Comunidad, Ángel Garrido, y el arzobispo de Madrid, el cardenal Carlos Osoro.

La intención del Ayuntamiento es que esta tarjeta de vecindad sirva para que los inmigrantes sin documentación accedan a servicios municipales como alquileres de vivienda o cursos de empleo remunerados.

La idea parte de un proyecto aprobado por Ahora Madrid y el PSOE en el Pleno municipal de octubre de 2016.

Carmena ha comentado que llevan año y medio “luchando a brazo partido” para que sea una realidad, pero ha comentado que han tenido que estudiar cómo hacer compatible esta tarjeta con el marco jurídico español para no hacerlo “saltar a pedazos”.

En su intervención, ha expresado su “orgullo” de ser española con el desembarco del ‘Aquarius’ y “en otras ocasiones cuando de una forma más callada, con un Gobierno o con otro, la Marina, las fuerzas del Ejército o las fuerzas de la Policía han recogido a muchos inmigrantes”.

La alcaldesa ha dado las gracias al papa Francisco por su “llamada a las personas relacionadas con la política” para actuar con la acogida a inmigrantes y ha manifestado su deseo de que los políticos sepan “aceptar la discrepancia” que pueda haber al respecto.

“Todos debemos estar unidos por una vocación única, la de salvar vidas, eso es lo imprescindible”, ha dicho con voz emocionada.

El arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, ha pedido a los estados miembros de la ONU que “garanticen el pleno respeto del principio de no devolución” de inmigrantes con medidas como los visados “por razones humanitarias como el que acaba de conceder el Gobierno” a los procedentes del buque ‘Aquarius’.

“Es necesario respetar el principio de no devolución. Los estados deben evitar elaborar listas de países seguros, ya que a menudo tales listas no logran satisfacer las necesidades reales de protección del refugiado”, ha manifestado.

Sobre España, ha comentado que “sería deseable revisar la práctica de las expulsiones sumarias y su cobertura legal”, “apoyados en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos”.

Osoro también ha instado a “adoptar programas de corredores humanitarios para las personas que viven en situaciones particularmente vulnerables y a “políticas de reasentamiento para refugiados y ser responsables con los cupos acordados y comprometidos”.

Además, ha pedido a la ciudadanía y los actores políticos no llegar a la “civilización de la indiferencia” ante la crisis de refugiados e inmigraciones porque todos “somos personas con anhelos y deseos, no simples números”.

Por su parte, el presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, ha reclamado una respuesta “conjunta, integral y eficaz” de las administraciones para afrontar los derechos de las “personas más vulnerables”, en alusión a los inmigrantes.

“No podemos olvidar que, cuando hablamos del fenómeno migratorio, no estamos hablando de una cuestión abstracta, no estamos hablando de números, sino de personas”, ha recalcado.

En el acto también ha intervenido la catedrática de Ética y Filosofía Política Adela Cortina quien ha pedido a los actores políticas, económicos y ciudadanos que marquen de forma “urgente e importante” la inmigración como uno de los principales objetivos a resolver.

Ha criticado a aquellos que emplean el “efecto llamada en el mal sentido” porque se debería interpretar como un “efecto solidario” que debería expandirse en la casa común que debería ser Europa y guiarse por un “futuro democrático que no rechace a nadie”. EFE

Temas:

TEMAS RELACIONADOS

Comente este artículo...