Garrido y Carmena comprarán vivienda pública al mismo precio para no competir Croquetas y paella en la primera comida de Carmena y Garrido como presidente

0
81
Carmena y Garrido han reanudado las comidas de trabajo que mantuvo la alcaldesa con la anterior presidenta regional, Cristina Cifuentes, y que el nuevo dirigente madrileño ha calificado de “verdaderamente útiles”.
Ángel Garrido, y la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, se han comprometido a ofrecer «un precio único» para que los vendedores vean que «están de acuerdo» y poder culminar la compra «lo más rápido posible».

Madrid, 30 jun (EFE).- El presidente regional, Ángel Garrido, y la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, han acordado gestionar la compra de viviendas públicas de forma conjunta ofreciendo el mismo precio para «no competir» entre administraciones, aunque luego la titularidad sería de la Comunidad o del Ayuntamiento.

 

Éste ha sido uno de los asuntos que han abordado durante la primera comida de trabajo que mantienen ambos mandatarios tras la investidura de Garrido como presidente de la Comunidad de Madrid.

«Tanto el Ayuntamiento como la Comunidad necesita comprar vivienda. A veces nos pasa que si vamos cada uno por nuestra cuenta nos hacemos competencia unos a otros. Hemos decidido acabar con eso y comprar de forma conjunta», ha explicado la alcaldesa.

Preguntada sobre si las viviendas adquiridas tendrían una doble titularidad, ha respondido que sería «una titularidad única», de la Comunidad o del Ayuntamiento, aunque la gestión de la compra la harían de forma «conjunta».

Garrido ha apuntado que las dos administraciones se han comprometido a ofrecer «un precio único» para que los vendedores vean que «están de acuerdo» y poder culminar la compra «lo más rápido posible».

«Nos interesa mucho hacer estas operaciones de adquisición de viviendas juntos», ha añadido Carmena, que ha dicho que el Ayuntamiento necesita este tipo de viviendas para los realojos de la Cañada Real.

Carmena y Garrido han reanudado las comidas de trabajo que mantuvo la alcaldesa con la anterior presidenta regional, Cristina Cifuentes, y que el nuevo dirigente madrileño ha calificado de «verdaderamente útiles».

«Hemos sabido entender que para solucionar los problemas de los madrileños hay que ponerse de acuerdo en muchas cosas», ha manifestado Garrido, que ha destacado la «excelente relación institucional» con el Ayuntamiento pese a estar en las «antípodas políticas».

Carmena ha bromeado al decir que la comida de hoy ha sido «todavía más eficaz» que las anteriores porque ya «tienen costumbre».

En el encuentro han abordado temas de interés de las dos administraciones, en algunos casos para tratar de «desbloquearlos» y buscar «alternativas», según Carmena.

Entre otros asuntos, la alcaldesa ha señalado que han estudiado la «posibilidad» de que Madrid sea sede de la Copa Davis de tenis.

También han hablado de la búsqueda de «una solución más rápida para los problemas de la renta mínima», de la disposición de parcelas para la construcción de nuevos institutos en la Comunidad, así como de la posibilidad de trasladar «parte de los elementos» de las cocheras de Metro de Cuatro Caminos.

«Será un elemento de recuperación del patrimonio histórico de Madrid», ha apuntado la alcaldesa.

En la comida de trabajo, que prevén repetir después del verano, han estado el vicepresidente de la Comunidad, Pedro Rollán; la consejera de Economía, Empleo y Hacienda, Engracia Hidalgo; la primera teniente de alcalde, Marta Higueras; y el coordinador general de la Alcaldía, Luis Cueto.

Croquetas y paella en la primera comida de Carmena y Garrido como presidente

Croquetas de jamón, cazón en adobo y paella, un menú muy español para la primera de comida de trabajo entre Manuela Carmena y Ángel Garrido como presidente de la Comunidad de Madrid, que ha transcurrido en un ambiente distendido pese a que ambos dirigentes están en las «antípodas políticas».

Los dos mandatarios han almorzado en un restaurante de la plaza de Santa Ana de Madrid, a pocos pasos de la Puerta del Sol donde está la sede del Gobierno regional y cerca también de la del Ayuntamiento, en la Plaza de Cibeles.

Ha sido el mismo restaurante donde tuvieron lugar las dos comidas de la alcaldesa con la anterior presidenta regional, Cristina Cifuentes, a las que acudió Garrido como portavoz del Gobierno regional.

En esta ocasión lo ha hecho por primera vez en calidad de presidente, cargo que asumió tras su investidura el pasado 18 de mayo, poco después de la dimisión de Cifuentes.

Carmena y Garrido han paseado sonrientes tras la comida en presencia de los medios, aunque no lo han hecho cogidos del brazo como ocurrió en su día con Cifuentes.

Carmena y Garrido han hablado con los medios sobre las 15.30 horas en una breve intervención donde ha traslucido el mismo tono cordial de la reunión de trabajo.

El presidente regional ha destacado la «excelente relación institucional» con el Ayuntamiento pese a estar en las «antípodas políticas».

La alcaldesa, por su parte, ha bromeado al decir que la comida de hoy ha sido «todavía más eficaz» que las anteriores porque ya «tienen costumbre».

Ambos han apostado por mantener la «tradición» y esperan mantener otra comida de trabajo pronto.

«Yo creo que después del verano, ¿no?, ¿qué os parece, Ángel?», ha preguntado la alcaldesa.

«Sí, más o menos cada seis meses», ha respondido el presidente, que ha sorteado una de las preguntas sobre la denominada operación asfalto al decir que no era competencia de la Comunidad sino del Ayuntamiento.

«Todas las alcachofas para mí», ha dicho Carmena en referencia a los micrófonos. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here