Implantan una prótesis de titanio en el cráneo para lograr la audición

0
184

 

Arganda del Rey, 9 ago (EFE).- El Hospital Universitario del Sureste ha implantado en el cráneo de un paciente con malformación congénita del oído externo una prótesis de titanio que contiene un procesador de sonido y que le permitirá alcanzar la audición por una estimulación directa del hueso.

Se trata de una prótesis osteointegrada de conducción vía ósea, denominado ‘Baha’ (por sus siglas en inglés de ‘Bone Anchored Hearing Aid’), que se ancla a un implante de titanio fijado al cráneo, lo que permite al paciente la audición por estimulación ósea.

Una vez situado en la cavidad, la intensidad de la audición la controla directamente el paciente a través de su teléfono móvil, según ha explicado la Comunidad de Madrid en un comunicado.

La intervención, realizada en el hospital ubicado en Arganda del Rey y perteneciente a la red pública sanitaria de la Comunidad de Madrid, se ha realizado con una técnica similar a la utilizada en odontología para la implantación de piezas dentales.

En concreto, se ha realizado una incisión retroauricular para fijar el implante de titanio, lo que ha permitido integrar el implante en el hueso y anclar sobre él una prótesis auditiva para que el sonido se transmita directamente por la vibración del cráneo.

Se trata de una técnica indicada para aquellos pacientes con hipoacusias de transmisión o mixtas, ya sean unilaterales o bilaterales, y con vía ósea conservada, según han concretado desde la Comunidad.

Este tipo de prótesis que está especialmente dirigido a los pacientes que no pueden utilizar los audífonos de vía aérea convencionales, debido a distintas consideraciones médicas, como malformaciones o cavidades postquirúrgicas que no dejan de supurar; o por no adaptarse a ellas convenientemente.

Por todo ello, han resaltado las ventajas de la utilización de la prótesis ‘Baha’, asegurando que permiten mejorar la calidad de vida de los pacientes y «evita el rechazo estético que provocan los audífonos externos tradicionales», además de que tiene una relación coste-efectividad «altamente positiva».

También han apuntado que la incidencia de trastornos susceptibles de beneficiarse de esta técnica en la población está en torno a los 12 casos por millón de habitantes al año, por lo que se considera que dos o tres pacientes del área de influencia del Hospital se podrán beneficiar de este avance cada año. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here