La subida de la luz reabre el debate sobre el mercado y la factura eléctrica

Sociedad | 10 de septiembre, 2018

 

viamadridtv.es- Agencias.- El crecimiento ininterrumpido del precio de la luz en los últimos cuatro meses y los altos precios fijados en el mercado mayorista al inicio de septiembre han vuelto a reabrir el debate sobre la mejora de los mecanismos de formación y de determinación del precio de la factura eléctrica.

 

En agosto el recibo de la luz encadenó su cuarta subida consecutiva anual y alcanzó su precio más alto en todo el año, al encarecerse casi un 11 % respecto al mismo mes de 2017, lo que supuso pagar 6,15 euros más en la factura que un año antes.

No parece que septiembre vaya a ser mejor, pues, según datos obtenidos del simulador de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), en los primeros siete días de este mes el coste del recibo es un 21,3 % más caro que un año antes.

En agosto el recibo de la luz para un consumidor tipo acogido al Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC) o tarifa regulada por el Gobierno -con una potencia contratada de 4,4 kilovatios y un consumo anual de 3.000 kilovatios hora (250 KWh al mes)- alcanzó los 62,51 euros, frente a los 56,36 euros de hace un año y los 60,94 euros a los que llegó en julio pasado.

A pesar de que al comenzar 2018 las circunstancias meteorológicas fueron más favorables para la producción de energía hidráulica y eólica (las fuentes de generación más baratas) que en 2017, marcado por la escasez de lluvia y viento, tan sólo en los primeros meses de este año la factura eléctrica bajó, para luego empezar en mayo a encadenar subidas.

Generadores y comercializadores fijan en este mercado el precio de toda la energía que se va a consumir al día siguiente y funciona bajo un criterio económico marginalista, por el que todas las tecnologías de generación cobran en cada hora lo que marca la más cara que entra.

Las compañías eléctricas afirman que no se están beneficiando de estas últimas subidas y han recordado que la mayor parte de la factura regulada no lo constituye el coste de la electricidad, sino los peajes y los impuestos.

El grupo de expertos que hizo el informe de cara a la elaboración de la de Ley de Cambio Climático y Transición Energética ya planteó trasladar los costes actuales de la factura eléctrica a los Presupuestos del Estado, financiándolos con nuevos impuestos medioambientales.

Según sus cálculos, con esas medidas la luz bajaría un 6,8 % pero subirían el gasóleo (un 28,6 %), la gasolina (un 1,8 %) y el gas natural (5,8 %).

El recibo de la luz soporta ahora un 21 % de IVA y el impuesto especial de electricidad, del 5 %, a lo que hay que sumar los peajes, que el gobierno del PP mantuvo congelados durante cuatro años, aunque no consideró conveniente tocar los impuestos.

Temas:

TEMAS RELACIONADOS

Comente este artículo...