Casi toda la Comunidad volvió a respirar en verano niveles de ozono nocivos

Medioambiente | 24 de septiembre, 2018

Fueron 24 las estaciones que han rebasado este límite, de las cuales seis están en la capital y 18 en el resto de la región.

Madrid .-  (EFE).- Una de cada tres estaciones de medición de ozono (03) troposférico de la redes de calidad del aire que tienen la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de la capital superó en verano los niveles permitidos de este contaminante que puede afectar a la salud humana y a la vegetación por su alto poder oxidante, que provoca irritaciones pulmonares y de las mucosas.

En total, son 37 estaciones de las cuales 14 forman parte de la red de control de calidad del aire del Ayuntamiento de Madrid y las 23 restantes, distribuidas por el resto de la provincia, de la Comunidad.

Según los datos de ambas redes recogidos por Efe, trece de las 37 estaciones de medición de ozono rebasaron el umbral de información (180 microgramos por metro cúbico de media en una hora) a la población, dos más que el año pasado.

La red de la Comunidad registró 26 superaciones del umbral de información en diez estaciones (Alcalá, Alcobendas, Alcorcón, Colmenar Viejo, Majadahonda, Aranjuez, Collado Villalba, Guadalix, El Atazar y Orusco de Tajuña) repartidas en ocho días, lo que suponen cuatro superaciones menos que el año pasado pero en dos municipios más.

Y en la red del Ayuntamiento se contabilizaron siete superaciones del umbral de información en tres estaciones: la situada en El Pardo la que más (5 superaciones), la Tres Olivos y la de Juan Carlos I, ambas con una.

La región tampoco sale bien parada si se tiene en cuenta el valor objetivo para la protección de la salud, que está fijado en 120 microgramos de O3 por metro cúbico de media durante ocho horas seguidas, con un límite anual de 25 días.

Fueron 24 las estaciones que han rebasado este límite, de las cuales seis están en la capital y 18 en el resto de la región.

De la red de la Comunidad, Aranjuez (durante 62 días), Alcorcón (61 días), Colmenar Viejo (57), Valdemoro (56), Alcalá de Henares (54), Alcobendas (54), Guadalix de la Sierra (54) y Orusco (54) fueron donde más veces ser registraron.

Solo las estaciones de Coslada, Torrejón de Ardoz, Leganés, San Martín de Valdeiglesias y Villa del Prado no superaron este verano que acaba de terminar el denominado ‘límite octohorario’ durante más de 25 días.

Las de la capital que sobrepasaron los 25 días fueron El Pardo (62 días), Casa de Campo (59), Tres Olivos (58), Juan Carlos I (48) y Barajas Pueblo (28). En el límite, con 25 días, se quedaron la de Villaverde y Farolillo.

El ‘ozono bueno’, situado en la estratosfera, nos protege de la radiación ultravioleta, pero se convierte en ‘ozono malo’ cuando se forma en la capa más baja de la atmósfera, en la superficie terrestre.

Es un contaminante inodoro e incoloro cuyos niveles más altos se alcanzan durante las horas de la tarde de los meses de verano, cuando hay más radiación solar y temperaturas altas, por lo que es poco probable que en lo que queda de año se registren nuevas superaciones de los niveles permitidos.

Los grupos de población más sensibles a la acción del ozono son los niños, los ancianos y las personas con enfermedades respiratorias.

La situación de este gas, que se origina cuando se combinan radiación solar y estabilidad atmosférica con diversos contaminantes que proceden de los vehículos y aviones, las centrales termoeléctricas y la actividad industrial, ha sido similar a la de 2017 y 2016, años en los que también fueron 24 las estaciones que superaron el denominado ‘umbral octohorario’, y mejor que en 2015, un mal año debido principalmente a la meteorología, cuando fueron 32 las que superaron el límite anual.

A tenor de estos datos, el ozono “sigue siendo un problema” de salud pública y para el medio ambiente en la Comunidad de Madrid, ha asegurado a Efe Juan García Vicente, portavoz de Ecologistas en Acción.

En coincidencia con los expertos, García Vicente considera que el ozono es un contaminante “complejo” dado que no depende solo de los gases que expulsan las industrias y los coches, sino también de la radiación solar y de otros factores meteorológicos. EFE

Temas:

TEMAS RELACIONADOS

Comente este artículo...