Camilla Lackberg: “Soy una feminista tardía, pero tremenda”

Cultura / Literatura | 11 de octubre, 2018

Camilla Lackberg

Madrid.- Carmen Naranjo..- (EFE).- La autora sueca Camilla Lackberg se considera una feminista “tardía” ya que, asegura, no había pensado mucho en ello, pero el hecho de ser madre de dos hijas y tener una “voz pública” como escritora de éxito le ha hecho sentirse responsable, de tal forma que se ha vuelto un poco “tremenda”.

 

Lackberg se encuentra en España para participar en la XI edición del festival Getafe Negro, donde recibirá un homenaje y hablará de “La bruja”, la décima entrega de su saga literaria de novela negra ambientada en Fjällbacka, el pequeño pueblo costero en el que nació y que llegó a las librerías españolas y de América Latina el pasado mes de marzo.

“Me he vuelto feminista”, señala Lackberg en una entrevista con Efe, en la que explica que la novela negra en particular, y todo tipo de literatura en general, tiene un papel fundamental para influir en la forma de pensar de la sociedad.

Su última novela, publicada en español por Maeva, habla de las cazas de brujas en la antigüedad pero demuestra que no son cosa del pasado, y recuerda que eran mujeres acusadas de brujería y ajusticiadas por ser “fuertes e independientes”.

A raíz del movimiento “Me Too”, una revolución “que ha cambiado las cosas de forma permanente”, dice, hay en su país intentos de “retrocesos por parte de hombres que quieren que las cosas “sigan como eran” y denuncian que hay caza contra ellos, lo que es absurdo”, asegura.

Sostiene que hay que ser fuerte para afrontar las cazas de brujas actuales, presentes en las redes o en las revistas del corazón y de cotilleos, donde ella también ha sido acosada por hechos como el tener una relación con un hombre 13 años menor que ella, recuerda.

“Las mujeres fuertes suelen provocar mucho porque quieren volver a meterlas en el sitio en el que creen que deben permanecer”, dice la escritora y empresaria, que decidió poner en marcha con una socia una empresa de inversiones para mujeres propietarias de negocios o productos para mujeres bajo el nombre “Invierte en ellas”.

“Hay que pasar a la acción y dejarnos de palabrería”, recalca la escritora sueca que planea además la puesta en marcha de un restaurante que será solo de color rosa: “Mucho, mucho rosa. Viva el rosa”.

En su última novela, Camilla Lackberg habla también de los inmigrantes, a los que quería “dar voz y poner cara” porque, asegura, hay gente racista que ni siquiera conoce a uno de ellos, tienen miedo “de una masa que les atemoriza.

Reconoce que desde que escribió “La bruja” hasta ahora la situación en Europa respecto a la inmigración y los refugiados ha empeorado: “nos dirigimos a un lugar gélido”, advierte la autora.

“Y nos olvidamos de que las mismas cosas que se oían en los años 30 sobre los judíos, ahora son sobre los musulmanes”, sostiene la escritora.

Una situación que le da mucho miedo, especialmente porque desde Estados Unidos, su presidente, Donald Trump, “no hace más que alimentar ese fuego”.

No obstante, Lackberg indica que por ejemplo en Suecia, a pesar del avance del partido de extrema derecha, sus resultados en las últimas elecciones, cerca de un 18 por ciento de los votos, han sido inferiores a los esperados.

Sobre su carrera literaria, Camilla Lackberg, que ha vendido más de 25 millones de ejemplares de sus novelas, explica que se ha tomado un descanso de la saga “Los crímenes de Fjällbacka” y se encuentra escribiendo un libro “que en realidad son dos, primera y segunda parte” de otra serie “en sí misma independiente”.

Es también novela negra pero diferente de la de Fjällbacka, “menos cómoda, más gélida”, explica la autora, que avanza que trata de la venganza de una mujer, “la mejor”, señala. EFE

Temas:

TEMAS RELACIONADOS

Comente este artículo...