Juicio a un cabo que mató de un disparo a un gato en base de Cuatro Vientos

Sucesos España | 18 de octubre, 2018

Madrid, 18 oct (EFE).- La protectora de animales El Refugio se persona hoy como acusación popular en un juicio que celebra el Juzgado 15 de lo Penal de Madrid y en el que pide un año de prisión para un militar que presuntamente disparó y mató a un gato en 2015 dentro del Cuartel de Cuatro Vientos. 

El acusado, el cabo primero Pablo Y. T. adscrito a la base aérea de Cuatro Vientos, “reconoce a la Guardia Civil haber realizado el disparo”, dice El Refugio en un comunicado en el que explica que los hechos sucedieron el 25 de septiembre de 2015 cuando el cabo supuestamente disparó y mató a un gato de casi un año de edad, propiedad de un soldado que vivía en su mismo cuartel.

El Refugio dice que pide para el acusado la pena máxima establecida en el Código Penal, que es un año de cárcel, y la inhabilitación especial para el ejercicio de cualquier profesión u oficio que tenga relación con el cuidado, custodia o compraventa de animales domésticos, durante dos años.

Aquel día, dice El Refugio, el cabo Pablo Y. T. se encuentra a ‘Negrito’, el gato del soldado Francisco S. R., y pese a saber que el animal pertenece a dicho soldado, y vive en las instalaciones militares, “sin motivo ni justificación y supuestamente con la única finalidad de acabar con su vida”, coge una carabina de su propiedad y le dispara “certeramente” al animal ocasionándole la muerte de forma instantánea.

Acto seguido, el cabo presuntamente recoge al gato y lo introduce en una bolsa de plástico, tirándolo al contenedor de basuras cercano al lugar de los hechos. Algo que es observado por el denunciante y otros dos testigos, compañeros del cuartel, según consta en las actuaciones.

Según el denunciante, y así consta en las actuaciones, sabe que el cabo primero “tiene un arma de aire comprimido que ha utilizado en innumerables ocasiones para abatir los animales que pacen por el acuartelamiento”.

Cinco días después del hecho, explica la protectora de animales, dos agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil acuden a la base aérea, desentierran los restos del gato delante de un subteniente del Ejército del Aire y del denunciante, y se hacen cargo de su custodia para la posterior necropsia.

“Desde El Refugio damos las gracias al Seprona por su excelente investigación y celebramos ver sentado en el Juzgado a este presunto maltratador”, dice en el comunicado el presidente de la protectora de animales, Nacho Paunero. EFE

Temas:

TEMAS RELACIONADOS

Comente este artículo...