Un estudio revela la huella tóxica de un compuesto usado en artículos comunes

Dermatología / Investigación / Salud y medicina | 4 de diciembre, 2018

El PFOA ha sido utilizado en numerosos artículos de consumo, como utensilios de cocina

Madrid (EFE).- Un grupo de investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) ha advertido de que el contacto con un compuesto que se utiliza en muchos artículos de consumo diario, el ácido perfluorooctanoico, puede dejar una huella tóxica en las células epidérmicas.

Los autores han publicado un trabajo, que ha sido recogido en la revista internacional ‘Food and Chemical Toxicology’, en el que apuntan que ese compuesto se encuentra actualmente en las listas de contaminantes emergentes, mientras sigue en contacto con las células de la piel humana.

También han indicado que las implicaciones de su presencia deberán ser estudiadas en profundidad, para conocer su repercusión a largo plazo para la salud humana, ha indicado la UAM en un comunicado.

El ácido perfluorooctanoico, también conocido como PFOA o C8, es un compuesto perfluorado con un “importante protagonismo” en diversos sectores industriales desde finales de los años cuarenta.

Debido a sus características físico-químicas, que incluyen la resistencia a la fricción y al calor, así como la capacidad para repeler el agua y el aceite, el PFOA ha sido utilizado en numerosos artículos de consumo, como prendas textiles, utensilios de cocina, cosméticos o productos de limpieza.

Los investigadores del grupo de Toxicología Celular de la UAM han evaluado los efectos citotóxicos de la exposición dérmica al PFOA, demostrando que la exposición puntual a una dosis moderada de PFOA “parece ser suficiente para inducir roturas de doble cadena de ADN, un peligroso tipo de lesión para las células humanas”.

En su trabajo, los investigadores utilizaron un modelo in vitro de queratinocitos humanos, las células predominantes en la epidermis, la capa más superficial de la piel.

En este sentido, han indicado que, incluso después de un periodo de recuperación de ocho días en ausencia del compuesto, las lesiones siguen presentes.

También han señalado que “no parece necesaria una exposición continua al PFOA para que las células sufran daños de carácter persistente”. EFE

Temas:

TEMAS RELACIONADOS

Comente este artículo...