Siete activistas absueltos de frenar convoyes de Metro para protestar en 2012

0
77

Madrid, (EFE).- El Juzgado de lo Penal número 6 ha absuelto a siete personas que estaban acusadas del delito continuado de desórdenes públicos por activar, en el segundo trimestre de 2012, los frenos de emergencia en una veintena de vagones de numerosas líneas de Metro de Madrid, en dos acciones concertadas y en plena hora punta, para protestar contra la subida de las tarifas del transporte.

La primera acción de protesta, conocida como ‘Toma el metro’ y en la que participaron varias personas no identificadas, tuvo lugar hacia las 8.30 horas del 25 de abril de 2012 en las estaciones de Cuatro Caminos (línea 1), Sevilla (línea 2), Argüelles y Embajadores (3), Núñez de Balboa (5), Príncipe Pío, Sáinz de Baranda y Universidad (6), García Noblejas (7), Colombia (8), Príncipe de Vergara y Ventilla (9) y Nuevos Ministerios (10).

Estos convoyes estuvieron parados «un tiempo máximo de 6 minutos» y provocaron la parada de un total de 63 trenes que circulaban por esas líneas, generando «una reducción de la producción» cuyo coste ascendió a 1.937 euros, según la sentencia a la que ha tenido acceso Efe.

El 8 de mayo siguiente, dos de los activistas fueron acusados de inutilizar todos los tornos de una de las entradas de la estación de Delicias, una acusación que la juez no consideró probada, según la sentencia fechada el pasado 19 de diciembre, a la que ha tenido acceso Efe.

A esta acción le siguió otra, el 29 de mayo, cuando otros dos acusados junto con personas no identificadas volvieron a activar los frenos de emergencia de diez convoyes, a las 8.30 de la mañana, causando la parada de diez trenes y de un total de 43 que circulaban por esas líneas, durante «un periodo máximo de tres minutos», siendo restablecido el servicio tras bajarse el conductor y rearmar el freno de emergencia accionado.

Los siete acusados, nacidos entre 1979 y 1991 y sin antecedentes penales, fueron a juicio en noviembre pasado por un presunto delito continuado de desórdenes públicos, de los artículos 557 y 559 del Código Penal, y finalmente absueltos al no quedar acreditada de forma fehaciente su participación ni la existencia de un concierto para realizar las acciones, salvo en el caso de tres de los acusados por los hechos del 25 de abril.

Aun en este caso, la juez estima que no hubo «perturbación grave del orden público» ni tampoco se interrumpió «la tranquilidad social» al no observarse en las grabaciones lesión alguna a personas ni daños a las instalaciones, ya que los frenos se activaron cuando «el tren estaba en la estación con las puertas abiertas».

Además, los conductores de los trenes frenados el 25 de abril y el 29 de mayo «ni siquiera recordaban los hechos en el plenario», y el delegado de seguridad de Metro estimó «normal que un día cualquiera un tren se retenga 4 o 5 minutos», según la sentencia.

Para la juez, los hechos «no pueden considerarse un delito de desórdenes públicos» y además «no ha quedado acreditada» la intención de atentar contra la paz pública, ya que «solo pretendían protestar por la subida de tarifas del metro mediante una actuación no apropiada» accionando el freno de emergencia.

Al ser absolutoria, la sentencia «no hace pronunciamiento alguno en cuanto a la autoría, circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal ni responsabilidad civil», concluye la juez.

La acusación solicitaba a cada uno una pena de 11 meses de multa con cuota diaria de 20 euros en concepto de responsabilidad criminal, e indemnizar a Metro de Madrid de forma solidaria en la cantidad de 3.232 euros por el perjuicio económico causado en ambas acciones de frenado de convoyes. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here