El Museo Reina Sofía repasa las páginas de la revista peruana «Amauta»

0
153
Museo Reina Sofía.
Edificio Museo Reina Sofía.

Madrid,  (EFE).- El Museo Reina Sofía recupera desde hoy las páginas de la revista peruana «Amauta», fundada por José Carlos Mariátegui, el «vehículo» que articuló un debate internacional político y social, pero sobre todo cultural ya que fue el contenedor intelectual de las vanguardias latinoamericanas de los años 20.

«Redes de vanguardia: Amauta y América Latina, 1926-1930″, así se llama esta muestra que hasta el 27 de mayo, y con motivo de la feria ARCO 2019 (donde Perú es el país invitado), trae a Madrid 250 obras entre las que están algunas de las que fueron reproducidas en esta publicación de solo cuatro años de vida, sino también aquellas que inspiraron los debates que se generaron en sus 32 números.

«‘Amauta’ es una revista de culto importante porque nos hace entender las vanguardias desde otra posición. Vemos las perspectivas de una visión global con distintas tendencias, porque no era formalista, tenía un posicionamiento poético y político (…) es un lugar de encuentro», ha dicho el director del Museo Reina Sofía, Manuel Borja-Villel.

Comisariada por Beverly Adams, del museo de Arte Blanton de Austin (EEUU) y Natalia Majluf del museo de Arte de Lima (Perú), la exposición muestra un nuevo panorama de los años veinte, así como recupera la figura de Mariátegui, un «referente» de la discusión cultural en América Latina de cuya correspondencia solo se cuenta con un 40%, por lo que no se puede conocer toda esa «red» de contactos que «tejió», según la comisaria peruana.

Así, en «Redes de vanguardia: Amauta y América Latina, 1926-1930» el visitante no sólo podrá sumergirse en el alma de esta revista, sino que también podrá contemplar algunos de los cuadros, esculturas o dibujos que ocuparon sus páginas.

Trabajos de artistas como Ramón Alva de la Canal, Norah Borges, Diego Rivera, José Sabogal, Martín Chambi, Carlos Mérida, César Moro o Rina Modotti.

Artistas de diferentes movimientos, como los murales mexicanos y su compromiso social, el realismo social argentino o el futurismo, y que se unieron gracias a lamente de este intelectual peruano (1894-1930).

Pero también de otros como Francis Picabia o Emilio Pettoruti, pintores que protagonizaron las portadas o páginas de interior de «Amauta» y que se pueden contemplar también para conocer la cercanía de Mariátegui con los movimientos de vanguardia de Europa.

«Solo tuvo 32 números -ha destacado Majluf- pero ha de entenderse como un laboratorio, un espacio de exploración que permitiera pensar en el presente y proponer debates en el futuro».

Según explica la comisaria peruana, se trató de una publicación que en su segunda etapa se «declaró» socialista hasta el punto de que su fundador y director proyectó la creación de un partido político.

«Redes de vanguardia: Amauta y América Latina, 1926-1930» cuenta en este sentido con una sala dedicada al indigenismo porque, en palabras de Majluf, «Amauta» nació también como una revista «claramente identificada con el indigenismo, el movimiento cultural y político que cohesionó a los intelectuales peruanos entorno a la vindicación de lo indio» y produjo una radical redefinición del imaginario nacional».

Durante la visita, el visitante podrá acercarse al surgimiento de una nueva pedagogía artística desarrollada contra los preceptos académicos, una de las propuestas que mayor cobertura tuvo en las páginas de «Amauta».

Con ese objetivo, desde Latinoamérica han viajado a Madrid imágenes y ensayos de Gabriel Fernández Ledesma y Fernando Leal, así como otras de Martín Noel y Elena Izcue. EFE

Según ha destacado el director del Reina Sofia, no se trata de la primera vez que este museo acoge una exposición sobre una revista ya que es «importante» «ver otras formas de ver y escribir sobre arte».

«Es importante para un museo que quiere hacer historia pensando en Historia», ha concluido. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here