Cinco pacientes heridos por bisturí eléctrico en el Hospital Rey Juan Carlos

0
148
Hospital Universitario de Móstoles.
Hospital Universitario de Móstoles.

Móstoles,  (EFE).- Cinco pacientes del Hospital Rey Juan Carlos de Móstoles, integrado en la red pública aunque gestionado por el grupo privado Quirónsalud, sufrieron quemaduras tras ser operados en 2013 con un bisturí eléctrico.

Fuentes de la Consejería de Sanidad han confirmado a Efe que «solamente uno de los cinco afectados ha presentado una reclamación patrimonial a través del Servicio Madrileño de Salud (Sermas)», mientras que otro recurrió por vía civil, según ha sabido la Consejería de parte del hospital.

El procedimiento recurrido a través del Sermas está pendiente de resolución judicial por la vía contencioso administrativa, mientras que la indemnización del segundo paciente, que acudió por la vía civil, deberá ser afrontada «por la aseguradora del propio hospital, y no por la póliza del Sermas», añaden desde Sanidad.

Según ha adelantado el diario ‘El País’, el hospital y el fabricante del bisturí -la empresa Olympus- se culpan mutuamente de los incidentes, que ocurrieron a principios de 2013 aunque no habían sido hechos públicos hasta ahora, cuando una sentencia firme ha resuelto indemnizar con 121.000 euros, a uno de los pacientes que acudió por vía civil.

Dicho paciente, que responde a las iniciales F.B.G, fue intervenido en marzo de 2013 para extirparle un pequeño tumor de la vejiga, para lo cual se utilizó un bisturí eléctrico que permite cortar y extirpar los tejidos deseados mediante corrientes de alta frecuencia al introducirse por la uretra.

Las alertas saltaron tras la operación, durante el posoperatorio, cuando los facultativos comprobaron que el paciente sufría «una grave lesión térmica en todo el trayecto uretral y la vejiga», según recoge la sentencia del caso citada por el diario.

Desde el hospital declararon ante el juez que el daño causado «no es debido a un uso inadecuado por parte del cirujano, sino por un fallo en el elemento de trabajo», ya que «un defecto en una placa» no activó el aviso de error que hubiera bloqueado la máquina, que tenía «menos de un año».

Sin embargo, según recoge la información, la compañía Olympus había responsabilizado de las quemaduras a los médicos del hospital o a errores en mantenimiento del bisturí. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here