La Asamblea crea tres nuevas universidades privadas con los votos de PP y Cs CCOO: Las nuevas universidades privadas responden a "intereses económicos"

Educación | 8 de marzo, 2019

Madrid, (EFE).- La Comunidad de Madrid contará con tres nuevas universidades privadas -el Colegio Universitario de Estudios Financieros (Cunef), la Escuela de Negocios y Centro Universitario (Esic) y la Universidad Internacional Villanueva- tras la aprobación de tres proyectos de ley con los votos a favor de PP y Ciudadanos.

 

Por su parte, los grupos parlamentarios de PSOE-M y Podemos han votado en contra de estos tres proyectos de ley en el pleno de la Asamblea de Madrid.

En concreto, Cunef y Villanueva son centros adscritos a la Universidad Complutense de Madrid y Esic a la Rey Juan Carlos.

Los proyectos de ley han sido tramitados por el procedimiento de lectura única, lo que impide entre otras cosas la presentación y aprobación de enmiendas.

En la votación se ha estrenado el voto telemático de la Asamblea que permite el nuevo reglamento y del que ha hecho uso la diputada del PP Marta Escudero, en tratamiento a causa de una enfermedad.

El consejero de Educación e Investigación, Rafael van Grieken, ha defendido en el pleno la creación de las tres nuevas universidades al señalar que es un “derecho constitucional desarrollado” en la Ley Orgánica de Universidades “y en la normativa derivada”.

Además, ha destacado que en estos casos son centros de enseñanza “que ya tienen una consolidada trayectoria docente y un reconocimiento que traspasa las fronteras” de la Comunidad de Madrid, por lo que “no se está creando algo nuevo desde cero para satisfacer una demanda concreta”.

“Son centros privados ya existentes que actúan como centros adscritos de otras instituciones universitarias y que pretenden continuar su proyecto educativo de forma independiente”, ha añadido.

El consejero ha indicado que en la tramitación de la solicitud los tres centros “demostraron mediante documentación fehaciente cumplir con requisitos de solvencia del proyecto y la calidad de las enseñanzas”.

“Solvencia y calidad que vienen demostrando desde hace tiempo”, ha recalcado.

Desde el PP, la diputada Ana Isabel Pérez ha comentado que son “proyectos impecables e intachables”.

La diputada de Ciudadanos María Teresa de la Iglesia ha cuestionado que tenga que ser el Parlamento regional quien se pronuncie sobre “la existencia o no existencia de una universidad”.

Con todo, ha indicado que es el procedimiento que hay que seguir por ley y, una vez analizados los proyectos, desde su grupo consideran que hay “posibilidad de crecimiento” en el ámbito universitario.

En cambio, el diputado de Podemos Juan Varela ha denunciado lo que ha calificado de una “nueva agresión” del Gobierno regional “contra las universidades públicas madrileñas”, ya que considera que no tenía “ninguna obligación de tramitar estas solicitudes”.

“No responde a una necesidad educativa sino a satisfacer la solicitud e intereses puramente económicos de los promotores de estas iniciativas”, ha afirmado.

El diputado ha criticado el “oscurantismo y rapidez” en la tramitación de unos proyectos que considera que son “muy pobres técnicamente” y que, según ha recordado, cuentan con la oposición de los rectores de las universidadespúblicas madrileñas, sindicatos y asociaciones de profesores y estudiantes.

En la misma línea, el diputado del PSOE-M Juan José Moreno ha lamentado que las leyes aprobadas en pleno no cuentan con “ningún consenso” al haber sido “rechazadas por toda la comunidad educativa” por suponer en su opinión “un severo ataque a la autonomía universitaria”.

“El liberalismo guay y pinturero se alía con el liberalismo rancio y ultra basado en el concepto supremo de que la libertad es un concepto que justifica lo que sea”, ha dicho en referencia a PP y Ciudadanos.

Tras la aprobación de los proyectos de ley, el Gobierno regional tendrá que autorizar el inicio de actividades de las nuevas universidades para que éstas puedan empezar a funcionar como tales.

Los rectores de las seis universidades públicas madrileñas (Autónoma, de Alcalá, Carlos III, Complutense, Politécnica, Rey Juan Carlos) se han opuesto a la creación de estas tres nuevas universidades privadas al apreciar “serias deficiencias” en sus propuestas y carencias en la oferta de grados, máster y programas de doctorado.

Además, la Complutense ha interpuesto un recurso contencioso-administrativo contra la aprobación por parte del Gobierno regional el 12 de febrero del proyecto de ley de Cunef al entender que “incumple la legislación universitaria” en cuanto a los espacios físicos necesarios, compartidos ahora con la Complutense.

El rector de la Complutense, Carlos Andradas, que ha acudido al debate de la Asamblea, ha dicho a los medios tras la votación que la aprobación de estas leyes “no beneficia ni aporta nada al sistema universitario madrileño”, donde en la práctica ya hay doce universidades privadas.

“Se ha perdido la oportunidad de hablar con franqueza de qué modelo de universidad queremos para la Comunidad”, ha comentado.

CCOO: Las nuevas universidades privadas responden a “intereses económicos”

Comisiones Obreras rechaza la creación de tres nuevas universidades privadas, aprobada hoy por la Asamblea de Madrid con los votos de PP y Ciudadanos, porque no responde a “ninguna necesidad educativa” sino a “intereses económicos e ideológico-religiosos” de los promotores.

Además, el proceso se hizo “con una celeridad forzada” por parte de la Consejería de Educación y en contra del dictamen del Consejo de Universidades, “algo inédito hasta ahora”.

Así lo ha manifestado a Efe el secretario de Universidades de CCOO, Santiago Cuesta, tras la aprobación este jueves de los tres decretos leyes de creación de ESIC Universidad, Universidad Internacional Villanueva y CUNEF Universidad.

Ahora serán once las universidades privadas con sede social en la Comunidad de Madrid“, donde ya hay ocho, lo que supone “una competencia directa” con las titulaciones que ya imparten las universidades públicas, “sin que se mejore la oferta de títulos, que ahora se duplican o triplican”, añade.

Hasta ahora ESIC es un centro adscrito a la Universidad Rey Juan Carlos, mientras que Villanueva y Cunef están adscritos a la Complutense (UCM), que ha recurrido la conversión de Cunef en universidad porque “el suelo que ocupa no es suyo”, sino que pertenece a la UCM.

Detrás del Colegio Universitario de Estudios Financieros (Cunef) está la Fundación Asociación Española de la Banca, añade el secretario, mientras que Villanueva forma parte de la red Fomento de Centros de Enseñanza, del Opus Dei, y ESIC está dentro de la Congregación Religiosa de los Sacerdotes del Corazón de Jesús.

Todos ellos “tienen su modelo de universidad de cuño ideológico, que no es nivelador de igualdad ni busca garantizar la oportunidad de acceso que debe tener la universidad” para la sociedad, según Cuesta.

Priman intereses particulares frente el bien común. Es lamentable que la enseñanza universitaria se convierta en un negocio”, continúa Cuesta para quien la oferta de títulos “ni es innovadora ni cubrirá carencias. No hay justificación académica”.

Aunque el proceso “arrancó antes del verano”, el período de información pública “se abrió en plenas vacaciones navideñas”, cuando las universidades están sin actividad, ha relatado.

Es inédito que se ignore un informe negativo del Consejo Universitario”, integrado por centros públicos y privados que rechazaron de modo unánime la propuesta. “Solo hubo un voto a favor: el del representante de la Consejería de Educación”, según Cuesta.

Aunque la UCM presentó alegaciones, el Gobierno regional “de manera inmediata aprobó los anteproyectos y lo llevó a la Asamblea, donde fueron aprobados este jueves “por un solo voto de diferencia, que ha servido para modificar de esta manera el mapa universitario madrileño”, critica el secretario.

Si el juzgado no dicta medidas cautelares en el caso de Cunef, todas “podrían funcionar ya como universidades desde el próximo curso”, lo que evidencia “una apuesta por el modelo privado”, explica a Efe.

Con ello, Madrid tendrá seis universidades públicas, con 25 centros adscritos; once privadas con sede social en la región (las ocho actuales, con seis centros adscritos, más las aprobadas hoy); siete privadas extranjeras autorizadas; tres centros adscritos de universidades de otras comunidades (dos privadas y una pública), y una privada con sede fuera de la región pero con campus en la Comunidad, concluye CCOO. EFE

Temas:

TEMAS RELACIONADOS

Comente este artículo...