El Gobierno pone fecha a la exhumación de Franco sin esperar al Supremo El destino del cadáver de Franco sería Mingorrubio-El Pardo: un cementerio 50 km al este del Valle de los Caídos

0
27

Madrid,  (EFE).- El Gobierno ha puesto finalmente fecha, el 10 de junio, a la exhumación de Francisco Franco del Valle de los Caídos y su inhumación en El Pardo, y ha tomado esta decisión sin saber si el Tribunal Supremo detiene el proceso como medida cautelar mientras resuelve el recurso de la familia.

 

Si el alto tribunal deja seguir el procedimiento, el traslado de los restos de Franco tendrá lugar casi un año después de que Pedro Sánchez se comprometiera a hacerlo, y será además en una nueva legislatura, aunque no se sabe si para entonces se habrá formado nuevo Gobierno.

El Ejecutivo ha defendido la fecha elegida precisamente por ser después de los dos procesos electorales que se van a celebrar, las elecciones generales del 28 de abril y las municipales, autonómicas y europeas del 26 de mayo y así lo ha argumentado en la rueda de prensa posterior al Consejo la vicepresidenta, Carmen Calvo.

Calvo, además, ha advertido de que gobierne quien gobierne para entonces debe cumplir la ley vigente y por tanto ejecutar la exhumación y el traslado de los restos del dictador al lugar elegido por el Ejecutivo, el panteón de Mingorrubio en el cementerio de El Pardo.

“Esta decisión la tiene que cumplir cualquier Gobierno mientras sea legal” y sólo podrá dejar de hacerlo si se modifica la norma vigente, ha insistido la vicepresidenta.

No se puede en cualquier caso vaticinar si para esa fecha habría un nuevo Gobierno que revocase la decisión cambiando la ley.

Los plazos hacen pensar que es difícil que así sea, porque las Cortes se constituyen el 21 de mayo, después tienen que pasar las municipales, autonómicas y europeas del 26 de mayo y no se espera que sea hasta días posteriores cuando el Congreso celebre la investidura del presidente del Gobierno.

Si un nuevo Gobierno quisiese revocar esta ley a contrarreloj tendría que hacerlo con un Real Decreto Ley que convalidasen las nuevas Cortes.

Además, para entonces el Gobierno espera que el Supremo haya resuelto si toma medidas cautelares que comporten detener la exhumación.

Fuentes del Ejecutivo confían en cualquier caso en que el alto tribunal no paralizará el proceso, porque creen que el expediente es “impecable”.

Y en cualquier caso señalan que el daño no es irreversible porque si el Supremo diese finalmente la razón a la familia, los restos de Franco podrían ser devuelto a la basílica en la que se encuentran.

Carmen Calvo ha explicado en la comparecencia cómo quiere el Gobierno llevar a cabo la exhumación.

Será un acto privado para respetar la intimidad de la familia, que puede estar en la exhumación y en el entierro de El Pardo, y el “decoro” que el Gobierno, ha subrayado, ha prometido en todo momento.

Y será privado también, sin imágenes, ni comunicación ni convocatoria pública del traslado de los restos, porque no se trata de un “espectáculo”, ha apostillado la vicepresidenta.

Para el Ejecutivo, el cementerio de Mingorrubio-El Pardo, donde ya está enterrada la esposa de Franco, Carmen Polo, permite “garantizar tanto las condiciones de dignidad y respeto como la digna sepultura exigidas”, aunque no sean el lugar que reclamaba la familia, la Catedral de La Almudena, que el Gobierno rechazó por cuestiones de seguridad.

Carmen Calvo también ha insistido en su convencimiento de que no habrá problemas con la Iglesia para acometer la exhumación.

Ha recordado en este sentido que la Iglesia ya ha dicho que no iba a obstaculizar la decisión que tome la autoridad competente. Y dicha autoridad, ha subrayado, es el Consejo de Ministros que hoy ha decidido la fecha.

Casi un año después de que Sánchez anunciase su intención de cumplir el mandato del Congreso y exhumar los restos de Franco, Carmen Calvo ha insistido en que esta promesa se habría cumplido mucho antes si la familia hubiese asumido la decisión sin intentar pararla con todos los instrumentos que ha tenido a su alcance.

En cualquier caso ha defendido la forma de proceder del Gobierno en todo este tiempo, siguiendo los pasos preceptivos dentro de sus competencias y respetando a la justicia.

Y ha defendido que el Gobierno no haya esperado a la decisión del Supremo para poner una fecha, porque según ha dicho cumple con sus competencias con rigor jurídico.

Fuentes del Ejecutivo recalcan que ya solo el Supremo puede parar este procedimiento, porque por ejemplo, advierten, no se necesita licencia de obras para la exhumación, según la Ley del Suelo.

En cuanto al futuro del Valle de los Caídos, Carmen Calvo ha apuntado que “lo urgente” ahora es el traslado de los restos de Franco.

Después, ha defendido, se deberán dar los pasos para que convertirlo en un lugar de “respeto, reposo y recuerdo” para las más de 30.000 víctimas de los dos bandos de la Guerra Civil allí enterradas.

Mingorrubio-El Pardo: un cementerio 50 km al este del Valle de los Caídos

El cementerio de Mingorrubio en El Pardo ha sido el destino escogido por el Gobierno para inhumar los restos del dictador Francisco Franco, en una sepultura con su nombre que se encuentra en la cripta donde yace su mujer, Carmen Polo, y que pertenece a Patrimonio Nacional.

El cementerio está gestionado por el Ayuntamiento de Madrid, pero Patrimonio Nacional conserva la propiedad de la cripta donde reposan los restos de Carmen Polo desde el 7 de febrero de 1988. 

Junto a su tumba, una gemela, a nombre de Franco, donde el Gobierno ha anunciado este viernes que tiene previsto inhumar los restos del dictador el 10 de junio, siempre que el Tribunal Supremo no suspenda cautelarmente el traslado.

Cincuenta kilómetros separan el Valle de los Caídos de este cementerio, rodeado de encinas centenarias, que cuenta con unas 500 sepulturas, 2.200 nichos, 1.050 columbarios y medio centenar de panteones.

En este emplazamiento, uno de los más pequeños de los 22 que hay en Madrid, ya se encuentran enterradas personas cercanas a la Dictadura, como Carlos Arias Navarro o Luis Carrero Blanco, aunque también las hay de ideología muy distinta.

Al cementerio de El Pardo se llega después de pasar el palacio del mismo nombre y la colonia de Mingorrubio por una carretera sin salida, que se extingue justo en la entrada del camposanto. Cerca del Palacio de la Zarzuela.

Allí, a la izquierda de la puerta, un pequeño letrero advierte a los visitantes de que está prohibido hacer fotografías.

Una vez dentro, hay un jardín con cinco cipreses, aunque los árboles que más proliferan son grandes y centenarias encinas, y una pequeña iglesia.

La cripta donde reposan los restos de Carmen Polo fue construida en 1969 de acuerdo con el expediente del pequeño mausoleo que guarda el Archivo de la Villa. Su interior es austero y solo en el techo se puede leer la inscripción: “Yo soy el Alfa y la Omega”, que aparece en la Biblia.

La lápida de Carmen Polo (1900-1988) menciona a su marido y a su título de señora de Meirás.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here