Madrid defiende la obra “Dios tiene vagina” por ser libertad de expresión Se ha representado desde el pasado viernes hasta hoy, domingo, en las Naves de Matadero

Cultura / Teatro | 18 de marzo, 2019

Madrid,  (EFE).- El Gobierno de Manuela Carmena defiende la representación en Matadero de “Dios tiene vagina” y subraya su respeto a la libertad de expresión y artística, además defiende que otras instituciones como los Teatros del Canal han programado obras con simbolismo religioso y desnudos con normalidad y sin denuncias.

Tanto el candidato del PP a la Alcaldía de Madrid, José Luis Martínez-Almeida como una recogida de firmas en la web de la asociación ultra Hazte Oír han pedido que el Ayuntamiento retire esta obra al considerar que usar iconografía de Semana Santa y actores desnudos es una mofa y una ofensa a la fe católica.

El también portavoz del PP en el Consistorio madrileño, ha defendido en Twitter que “no se puede ser cómplice de los que se amparan en la libertad de expresión para mofarse de los sentimientos religiosos”.

Además, ha calificado de “patochada” la obra que se representa desde el pasado viernes y hasta hoy, domingo, en Matadero, y asegura que “ya está bien de ofender siempre a los mismos”. “No con mi dinero”, zanja.

Una petición en la web de la asociación ultra Hazte Oír ha recogido más de 24.000 firmas para exigir la retirada d ela obra al considerar que es “pornografía” para mofarse de la Semana Santa y un agravio a la fe católica.

Critican la desnudez de los actores junto a la iconografía de la Semana Santa y defienden que “no tiene otro propósito que ofender”, defienden.

La responsable de la programación cultural en Madrid, Getsemaní San Marcos, ha señalado a Efe que el área de Cultura “respeta y facilita” la libertad de expresión, que “va de la mano de la libertad creativa y artística” y defiende que en la línea del colectivo Vértebro “ha habido muchos otros artistas que han sido muy incisivos en el uso de iconografías y estéticas que evocan símbolos religiosos”.

San Marcos señala además que estos trabajos se han visto en “diversos espacios y festivales dependientes de diversas instituciones públicas, sin que hubieran trascendido polémicas de este tipo”.

Y como ejemplo pone la obra de Angélica Liddell, “The Scarlet Letter” en Teatros del Canal, que dependen de la Comunidad de Madrid: “también pudimos ver escenas de fuerte simbolismo religioso, desnudos y guiños a elementos sexuales, con toda normalidad y sin ningún tipo de denuncia”, asegura.

Además, defiende que tanto “tanto las direcciones que programan los centros culturales municipales como los artistas que presentan allí sus propuestas, gozan de autonomía artística, algo que resulta un pilar fundamental en las políticas culturales de cualquier institución pública”

Desde el Consistorio apuntan además a que esta pieza es una producción del Festival Terrasa Noves Tendències, donde se estrenó en 2017 y se ha representado con “total normalidad” en Barcelona, Valencia, el Festival de Reims en Francia y en un encuentro internacional de Tlalpan, en México.

“Dios tiene vagina” es la primera parte de “Díptico por la identidad” que tiene como segundo acto “Jura de bandera” y en la web municipal de Matadero Madrid se explica que “es un ejercicio colectivo para repensar una festividad despojada de deidades fijas, que no rinde homenaje a ningún tótem y que posee el don de la reconstrucción”.

Temas:

TEMAS RELACIONADOS

Comente este artículo...