La Fiscalía acusa de malversación a cuatro médicos del hospital G. Marañón

0
28
Hospital Universitario Gregorio Marañón.

Madrid, (EFE).- La Fiscalía Provincial de Madrid solicita un año de prisión para cuatro médicos del hospital Gregorio Marañón por malversación de fondos al emplear tanto los servicios como el personal del centro donde trabajaban para realizar pruebas de sus consultas privadas.

Según el escrito de la Fiscalía, los acusados, para quienes no hay fijada aún fecha para la celebración de juicio, remitieron entre 2012 y 2015 las facturas de esas pruebas a sus pacientes o sus aseguradores cuando en realidad el coste de dichas pruebas “iba a parar a las arcas públicas”.

De hecho, en este periodo, los acusados procesaron en el laboratorio de inmunohistoquímica del Hospital Gregorio Marañón 1.701 técnicas correspondientes a pacientes de la clínica privada Nuestra Señora del Rosario y otras 1.069 del hospital privado San Rafael, cuyo coste total ascendió a 62.474 euros.

Por este motivo, además de la petición de un año de cárcel, la Fiscalía solicita una indemnización a la Comunidad de Madrid por esta cantidad, de los que ya han consignado 41.860 euros.

Los acusados son E.A.F, un médico jubilado en septiembre de 2014 que hasta ese mes fue jefe del servicio de anatomía patológica del hospital y con consultas abiertas de anatomía patológica en el instituto Dr. Álvarez de Anatomía Patológica S.L., en Megalab, y en el hospital San Rafael; B.L.M. y C.L.V., médicas patólogos que asimismo trabajaban para la clínica de Nuestra Señora del Rosario.

El cuarto acusado es M.L.H.A., técnico del laboratorio de anatomía patológica que desarrollaba su actividad privada en los laboratorios del doctor Emilio Álvarez y de otro ya fallecido.

Todos ellos, según fiscalía realizaron u ordenaron al personal auxiliar del servicio llevar a cabo en el laboratorio de inmunohistoquímica del servicio de anatomía patológica en el hospital Gregorio Marañón el análisis de muestras procedentes de pacientes de clínicas privadas.

Las pruebas se realizaban en el laboratorio y consistían en biopsias y citologías destinadas al diagnóstico de casos relativos a tumores malignos o a la reacción de los tejidos de determinados anticuerpos, usando las máquinas existentes en dicho laboratorio, así como el material de dicho servicio destinado al Gregorio Marañón.

Para la Fiscalía dichas pruebas suponen un “uso indebido” de los servicios públicos porque se realizaban sin coste alguno para las clínicas privadas donde los acusados desarrollaban también su actividad.

La forma de proceder era la siguiente, relata la Fiscalía: el que fuera jefe del servicio de anatomía patológica junto con otro médico ya fallecido prescribían la práctica de muestras de pacientes del hospital San Rafael y la clínica Nuestra Señora del Rosario al laboratorio de anatomía patológica del Gregorio Marañón.

En el traslado de estas muestras intervenían otros dos acusados (B.L.M. y C.L.V), mientras que el cuarto investigado M.L.H.A. hacía los análisis pertienentes u ordenaba a personal auxiliar.

Una vez realizadas las pruebas que “eran muy costosas”, se remitían a los hospitales privados de origen y luego eran facturadas a los pacientes o a sus compañías sanitarias “con el consiguiente perjuicio económico para la sanidad pública”. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here