Save the children: dos de cada diez colegios de la Comunidad son guetos

0
32

Madrid, (EFE).- Casi dos de cada diez colegios de la Comunidad de Madrid son guetos, el doble que la media estatal, y más de cuatro de cada diez sufren concentración de alumnado vulnerable, según un informe de Save the Children.

En el marco de la jornada “Diversidad en las aulas e igualdad de oportunidades”, la organización ha presentado este jueves su informe sobre “La segregación socioeconómica en la Comunidad de Madrid”, la región con mayores niveles de segregación escolar.

La Comunidad de Madrid es la única donde el índice de segregación escolar se sitúa por encima de la media española (0,31) y es la más afectada por la segregación escolar, con un índice de 0,36.

Asimismo, precisa en una nota Save the Children, la región de Madrid supera la media de la Unión Europea (0,28) y se coloca en segunda posición en comparación con los países de la Unión Europea, por detrás de Hungría, con un índice del 0,38.

Además, la Comunidad de Madrid es donde más se ha incrementado la segregación escolar, con una variación porcentual del índice de 35,7 por ciento en el periodo 2009-2015.

A nivel estatal, en los últimos seis años, el índice de segregación ha aumentado en un 10,6 por ciento, lo que significa que en las escuelas madrileñas se registra un incremento de más del triple que el crecimiento medio en España.

“La segregación escolar es un problema especialmente grave en la Comunidad de Madrid. Estamos ante un fenómeno que ha ido creciendo rápidamente y sin control en los últimos años”, asegura la directora de Sensibilización y Políticas de Infancia de Save the Children, Ana Sastre.

Casi ocho de cada diez centros gueto son de titularidad pública, y también son los que acogen un mayor número de estudiantes pertenecientes al perfil socioeconómico más bajo (74,9 por ciento).

El estudio de Save the Children indica que estos centros muestran una elevada complejidad: tienen de media un 40 por ciento de alumnado con necesidades educativas especiales motivadas por algún tipo de discapacidad de su alumnado y ofrecen escasas actividades extraescolares, solo uno de cada tres ofrece una actividad extraescolar y disponen de menos recursos que la media de España.

Las cifras correspondientes al alumnado que estudia en centros con concentración en la Comunidad de Madrid muestran que casi ocho de cada diez alumnos vulnerables (perfil socioeconómico más bajo) asisten a centros con concentración, superando en 7 puntos porcentuales la cifra estatal (79,8 por ciento y 72 por ciento, respectivamente). Asimismo, cuatro de cada diez niños pobres están en guetos, el doble que en España.

La organización atribuye estas cifras a la disminución del peso de la escuela pública en favor de la concertada.

Save the Children sostiene que existe una correlación entre nivel de renta y escuela pública o concertada, ya que las rentas más altas prefieren la escuela concertada.

Otra de las causas de la segregación escolar, apuntadas por Save the Children, es la implementación del programa bilingüe.

Las familias con mayor renta son más propensas a escoger el programa bilingüe, mientras que las más pobres prefieren cursar sus estudios en una sola lengua, precisa la organización.

“Las familias de contexto socioeconómico más bajo no tienen recursos para costear las clases extraescolares necesarias para cursar el programa bilingüe en igualdad de oportunidades y en algunas ocasiones no son conscientes de la importancia que tiene el estudio de una segunda lengua. El bilingüismo es una barrera adicional a la situación de desventaja de la que parten las familias más vulnerables”, explica Sastre.

Save the Children considera que el establecimiento del decreto de libre elección (29/2013 de 11 de abril) es también causa del mantenimiento y aumento de la segregación escolar por motivos socioeconómicos.

Desde su punto de vista, este sistema obliga a las familias a ser estratégicos a la hora de elegir escuela y no permite elegir la opción prioritaria real, sino la que estas familias consideran que es la más plausible según los puntos de acceso con los que cuentan.

“Acabar con la segregación en las escuelas madrileñas es posible y urgente”, afirma Sastre, quien reclama una implicación política para revisar la jornada partida en la escuela pública, controlar el cobro de cuotas en los colegios concertados, revisar el gasto público por centro educativo, establecer una moratoria en el programa bilingüe y modificar los baremos de asignación de centro. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here