El comité de empresa de la residencia Los Nogales defiende a la plantilla La residencia decía que los azotes eran gestos de "cariño", según denunciante

Destacados / Madrid / Tribunales | 13 de abril, 2019

Madrid,  (EFE).- El comité de empresa de la residencia denunciada por la Fiscalía de Madrid por presuntos malos tratos de tres extrabajadores en la residencia de Hortaleza (Madrid) defiende que el resto de la plantilla “no se merecen ser menospreciados, ni calumniados en su conjunto por unos hechos que por todos son condenables”.

Así lo indican los representantes de los trabajadores del grupo Los Nogales en un comunicado difundido hoy en el que muestran su “absoluto apoyo a la totalidad de la plantilla”, y especialmente a los trabajadores del centro de Hortaleza, “que se han visto involucrados de forma indirecta en las repercusiones de este acontecimiento”.

Tras calificar de “deleznables” los hechos difundidos por la Fiscalía en relación a la denuncia, el comité de empresa ha querido poner de manifiesto que condena “de forma enérgica” la gravedad de los hechos, y ha mostrado su “absoluto respeto y consideración tanto hacia los residentes como hacia los familiares”.

Así mismo, los representantes de los trabajadores quieren transmitir a las familias un mensaje de “tranquilidad y hacerles saber que su preocupación por estos hechos es compartida por todos los trabajadores del centro, que desprecian este tipo de conductas”.

 

La Fiscalía denunció a tres trabajadores Mónica M. P, Bryan Israel N. C. y María Josefa T. L, todos ellos cuidadores de la segunda planta en la residencia por los malos tratos físicos y psicológicos a los que sometieron a dos ancianas que estuvieron a su cargo en 2018. Las pruebas, presentadas por Francisco, que tenía a su madre -ahora fallecida- en el centro muestran bien toda lo que estos trabajadores hacían a los mayores enfermos.

La Comunidad de Madrid ha incoado dos expediente sancionadores por estos hechos.

El nombre de la residencia Los Nogales era muy escuchado en la radio, en la que se anuncia en numerosas ocasiones como el mejor centro para los ancianos. “Cuidamos del mayor, cuidamos de la familia”.

En 2015, Francisco, el denunciante de estos hechos abominables, ingreso a su madre en este centro para ancianos concertado con la Comunidad de Madrid,  la residencia Los Nogales . A los pocos días, comenzó a darse cuenta durante sus visitas que su madre presentaba reiteradamente hematomas, torceduras, hinchazones en rodillas y brazos cuyo origen nadie le explicaba.

Hasta 17 escritos presentó en el centro,  siguiendo los cauces establecidos por la residencia de ancianos, exigiendo una respuesta a lo que estaba ocurriendo. “Su madre estaba recibiendo muy bien trato por los trabajadores y no le causan ninguna lesión, y de haberla era la misma enferma quien se los hacía”, era la respuesta desde dirección.

Tras muchos meses con esta fórmula que no daba resultados  y tras confirmar con algunos trabajadores del centro que efectivamente se producían esas agresiones y tras una denuncia de 120 familiares por los malos tratos que se hacían a los ancianos en la residencia, que finalmente quedó archivada por la Comunidad de Madrid. 

Francisco decidió entonces poner grabar con un teléfono móvil estratégicamente situado para no ser descubierto, en la habitación de su madre, enfocado hacia la cama, según cuenta a EL ESPAÑOL, tras lo que obtuvo los vídeos en los que Mónica, Bryan y María Josefa , las tres cuidadoras denunciadas, maltrataban a su madre de la peor forma con total impunidad.

Insultos, vejaciones, zarandeos, bofetadas… eran el cariñoso trato que las tres denunciadas proferían a la anciana, como se observa en los videos con los que su hijo Francisco acompañó la denuncia está vez presentada ante la Fiscalía que ante la contundencia de los hechos,  ha decidido intervenir.

La residencia decía que los azotes eran gestos de “cariño”, según denunciante

Francisco Polonio, hijo de una de las ancianas presuntamente maltratadas en la residencia de Los Nogales del distrito de Hortaleza, ha dicho que la directora del centro le negaba los hechos y llegó a comentarle que los azotes que su madre recibió por parte de un trabajador eran “una manera de dar cariño”.

La Fiscalía ha presentado una denuncia contra tres trabajadores de esta residencia del distrito de Hortaleza, en Madrid, por malos tratos físicos y psicológicos a los que supuestamente sometieron a dos ancianas que tenían a su cargo.

Francisco Polonio, abogado e hijo de una de las ancianas, ya fallecida, fue quien denunció los hechos el pasado 4 de diciembre ante la Fiscalía.

Aportó junto a su escrito tres vídeos grabados en el interior de la habitación y ocho fotografías de lesiones que presuntamente habían sido infringidas por el personal de la residencia.

En declaraciones a Efe, ha explicado que ingresó a su madre en esta residencia en 2015 y poco después empezó a detectar “frecuentemente” en la anciana “hematomas en los brazos e hinchazones en tobillos y rodillas”.

“Empiezo a hacer escritos de queja igual que otros familiares a la residencia. Me contesta la directora diciendo que todo funciona perfectamente, que ellos no tratan mal a los ancianos y que el comportamiento es muy bueno y están muy bien cuidados”, dice.

Además de hacer varias fotografías, en 2016 decidió dejar un teléfono móvil grabando en la habitación de su madre con el que obtuvo tres vídeos durante tres días consecutivos.

“Aparece un auxiliar que todos los días hace lo mismo: le da unos siete azotes a mi madre al acostarla”, cuenta.

Tras denunciar los hechos aportando como prueba los vídeos, un juzgado de guardia archivó el caso al considerar que no había delito, según el denunciante, que llegó a mostrar las imágenes grabadas a la directora de la residencia.

“Me dijo que era una manera de dar cariño”, relata.

El hijo de la anciana siguió presentando escritos de queja ya que su madre “seguía con hematomas” y en 2018 volvió a grabar otros tres vídeos en la habitación, que son los que aportó en la denuncia ante la Fiscalía.

 

Estos vídeos, en los que aparecen tres trabajadores y dos ancianas, recogen escenas en las que los empleados dan bofetadas a una residente, le pellizcan el pecho a la otra y llegan a restregar un pañal en la cara.

 

“La directora de la residencia encubría y tapaba todo, decía que los trataban perfectamente (a los ancianos). Nunca quiso admitir ningún tipo de responsabilidad ni reconocer los hechos”, ha sostenido el denunciante, cuya madre falleció con 83 años a los dos meses de grabar estos últimos vídeos, en julio de 2018.

 

Tras detectar los primeros indicios de malos tratos, asegura que estuvo buscando otras residencias alrededor, pero no llegó a trasladar a su madre a ninguna porque los otros centros tenían “los horarios de visitas restringidos”.

 

Desde la residencia de Hortaleza han rehusado hacer declaraciones a Efe y se han remitido al comunicado de la empresa, que calificaba los hechos descritos por la Fiscalía de “deleznables, repugnantes e impropios de gerocultores cuya formación está específicamente orientada a la atención y cuidado de personas mayores”.

Además, en este comunicado el grupo Los Nogales, la empresa responsable de la residencia, informaba de que había decidido ejercer de acusación particular contra los tres ya “exempleados”.

Por su parte, la Comunidad de Madrid ha propuesto una sanción económica por una cuantía de hasta 600.000 euros, así como la inhabilitación por cinco años de la directora de la residencia. EFE

 

 

Temas:

TEMAS RELACIONADOS

Comente este artículo...