A juicio por violar a su exmujer tras incumplir una orden de alejamiento El acusado se encuentra en prisión provisional desde enero de 2018 cuando fue detenido por la Policía Nacional en su lugar de trabajo

0
10

Madrid,  (EFE).- La Fiscalía solicita 17 años de prisión para un hombre acusado de violar a su expareja, el 27 de enero de 2018 en su domicilio de la madrileña localidad de Getafe, tras infringir una orden de alejamiento de la víctima que pesaba sobre él tras haber sido condenado previamente por haberle causado lesiones.

La Audiencia Provincial de Madrid celebrará el próximo martes el juicio a Luis C.A.R. como presunto autor de delitos de quebrantamiento de condena, lesiones en el ámbito familiar, contra la intimidad y agresión sexual con la agravante de género.

Según el escrito de acusación del fiscal, el hombre, que ya había sido condenado por un delito de lesiones por un Juzgado de Violencia contra la Mujer en septiembre 2017, contaba con una orden de alejamiento sobre la víctima que fue quebrantada al intercambiar llamadas y mensajes de texto, e incluso mantuvo encuentros con la víctima.

Además, detalla que el acusado tuvo una relación sentimental de dos años y medio con la mujer, que terminó en agosto de 2017, y dejó un hijo en común.

El fiscal relata que sobre las ocho de la mañana del 27 de enero de 2018, cuando la víctima se dirigía a la casa de una amiga a recoger a su hijo, se encontró con el acusado que “movido por los celos” empezó a agredirla verbalmente “al tiempo que le agarraba uno de sus brazos y la zarandeaba para que le hiciera caso”.

En ese momento, el móvil de la víctima empezó a vibrar en su chaqueta, lo que alteró al acusado que le arrebató el teléfono para leer los mensajes que había recibido. Seguidamente, le agarró por uno de sus brazos y la obligó a caminar hasta el domicilio de él en Getafe.

Una vez en el portal y ante la negativa de la víctima de subir a hablar con él la introdujo a la fuerza en el interior de la vivienda, donde tras manipular nuevamente el móvil de ella la empezó a insultar.

Al intentar la mujer recuperar su móvil, el agresor la agarró de un brazo y la condujo hasta la habitación en donde la agredió sexualmente, mientras ella trataba inútilmente de zafarse, causándole así múltiples lesiones.

Tras la agresión, el acusado volvió a manipular el móvil de la víctima, llegando a leer una conversación de WhatsApp que ella había mantenido con un amigo en común, enviando una nota de voz a esta tercera persona movido por los celos, y poco después la mujer abandonó la vivienda.

El acusado se encuentra en prisión provisional desde enero de 2018 cuando fue detenido por la Policía Nacional en su lugar de trabajo.

Por todo ello, la Fiscalía pide que se le imponga al acusado una multa de 7.200 euros y una indemnización de 5.000 euros a la víctima, que padece estrés postraumático como consecuencia de los hechos, así como una orden de alejamiento. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here