Sanidad reconoce incidencias en la limpieza de la ropa en algunos hospitales

0
181

Madrid,  (EFE).- El consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ha admitido que hay «algunas quejas» sobre la limpieza de la ropa hospitalaria, tras las denuncias sindicales de que sábanas y batas vienen «sucias y rotas» de la lavandería, y ha asegurado que serán «más exigentes con la calidad» en el pliego del próximo contrato, que vencerá en noviembre.

El sindicato de médicos AMYTS denuncia «un deterioro en la calidad de la ropa de los hospitales», sobre todo a partir de la externalización centralizada de este servicio, que fue adjudicado a finales de 2013 a la empresa FLISA, del grupo Ilunion.

«Cuando cada hospital tenía su propio servicio de lavandería», algunos con modelo mixto, «había un mayor control» sobre la lencería, pero ahora «al estar centralizado, no hay relación directa entre los centros sanitarios y la lavandería, lo que dificulta el control de la calidad», según el responsable de Hospitales de Amyts, Manuel de Castro.

Para SATSE, «las quejas son antiguas. Las más habituales son que las ropas llegan sucias y los uniformes rotos. Muchos hospitales han tenido que comprar más ropa, sábanas y uniformes, porque reciben menos de las que envían y, cuando llegan, pese a haber pasado el filtro de Ilunion, no pasa el de los profesionales del hospital».

Según el sindicato MATS, «la ropa viene en mal estado, sucia, rota. Llega un día por la mañana y no tenemos uniformes para cambiarnos. Llevamos desde marzo denunciando; hemos tenido reuniones con las gerencias de los hospitales y nos dicen que depende del Sermas», indica su portavoz en el Ramón y Cajal.

«Cuando no hay ropa, nos dicen no os preocupéis que vamos a comprar ropa nueva», añade Mar Coloma de MATS, para quien el problema «lleva arrastrándose desde 2015. Renovaron la contrata en 2017 por dos años, cuando ya conocían de sobra los problemas».

El sindicato AME asegura que «viene poca ropa y la que viene está manchada, rota. Toda esa ropa tiene un coste para la sanidad pública y al final, por que la empresa tenga más beneficio, los hospitales están comprando continuamente ropa».

En La Paz, «el otro día vinieron 400 sábanas totales, para más de mil camas. No sabemos lo que pasa, la maquinaria que tienen rompe la ropa, y no se lava solo en Mejorada sino que la mandan a otras lavanderías de la empresa en Cuenca, Segovia y Fuenlabrada, la mezclan allí con ropa de más hospitales y hoteles», según AME.

La Consejería de Sanidad asegura que no hay registrada a la fecha ninguna «incidencia específica global», aunque sí reconocen que ha habido problemas en algunos hospitales, como el Ramón y Cajal.

Incidencias -dicen- que han sido comunicadas a la concesionaria, que lava la ropa de 19 hospitales y que ha aducido «problemas puntuales en una de sus plantas» que se están solucionando, informa la Consejería.

Sanidad añade que, según sus auditorías, alguna cantidad de ropa hospitalaria regresa a los hospitales «defectuosa» o en estado «no adecuado» y que en esos casos es devuelta y sustituida.

La Consejería hace un «seguimiento permanente» de la ropa que llega, y exigirá un refuerzo en la calidad del servicio externalizado de lavandería en el contrato nuevo que licitará cuando venza el actual, en noviembre próximo, y en cuyos pliegos ya trabaja.

La Comunidad de Madrid adjudicó, en el segundo semestre de 2013, la contrata del servicio de lavandería de 16 hospitales a la empresa FLISA, del grupo Ilunion, con el objetivo de obtener «un ahorro de más de 34 millones» mediante la externalización centralizada del lavado de la ropa hospitalaria.

Ya en noviembre de 2013, los trabajadores de la lavandería central de Mejorada el Campo, estuvieron 42 días en huelga tras la decisión de la concesionaria Flisa, del grupo de la ONCE, de rebajar los sueldos en un 46% tras obtener la adjudicación del contrato centralizado. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here