PP intenta sin éxito librarse del juicio por borrar ordenadores de Bárcenas Juez ratifica su rechazo a no televisar el juicio de los ordenadores Bárcenas

0
171
Luis Bárcenas, ex tesorero del PP.

Madrid, (EFE).- El PP seguirá sentado en el banquillo de los acusados en el juicio por el borrado de los ordenadores de su extesorero Luis Bárcenas después de que el juez haya rechazado aplicar la «doctrina Botín», como han solicitado la Fiscalía y las defensas.

 

En el juicio, cuya vista oral ha comenzado este viernes con las cuestiones previas, sólo hay acusaciones populares y la Fiscalía ha alegado que podían actuar ante el presunto delito de encubrimiento -por el que están acusados tres empleados del PP- pero no en el de daños informáticos -el único que se achaca al PP al ser persona jurídica- porque el perjudicado es un particular, Bárcenas, y no se ha personado en la causa.

El PP pedía archivar la causa en aplicación de la doctrina Botín, ya que sólo pervive la acusación popular y esgrime que se trata de un delito de «carácter privado».

El titular del juzgado de lo penal número 31 de Madrid ha decidido posponer esta cuestión hasta la sentencia porque actuar de otra manera supondría sacar al PP del juicio oral. En su opinión, es preferible celebrar el juicio y que se practique la prueba, ante la posibilidad de que otros tribunales superiores tengan una opinión distinta sobre la aplicación de la «doctrina Botín».

Las defensas se habían alineado con la Fiscalía y el abogado del PP ha expresado su convencimiento de que el objetivo de las acusaciones populares es «el Partido Popular y las personas físicas son daños colaterales para intentar construir una nueva doctrina».

Por su parte, las acusaciones populares -ejercidas por IU, la Asociación Justicia y Sociedad, la Federación Los Verdes, Observatori Drets Humans y la Asociación de Abogados Demócratas por Europa- han insistido en que el delito de daños informáticos está claramente conectado con el de encubrimiento.

A su juicio, no se puede alegar que la víctima sea sólo un particular, ya que se generó un «daño gravísimo» a la administración de justicia, que investigaba la supuesta caja B del PP y que quería analizar los archivos de los ordenadores de Bárcenas y no pudo porque sus discos duros fueron borrados.

Además del PP, por estos hechos se encuentran en el banquillo su extesorera Carmen Navarro; al que fuera responsable de los servicios jurídicos del partido Alberto Durán y a José Manuel Moreno, que ocupaba el puesto de director del sistema de informática.

El juez ha decidido también hoy que Bárcenas se persone en la sala en lugar de testificar por videoconferencia desde la cárcel, como él solicitaba.

Las defensas de los acusados y del PP han considerado que la declaración sería igual de inmediata de ambas formas, pero el juez ha precisado que «esa inmediación se perfecciona cuando la declaración es presencial».

Bárcenas pidió también declarar asistido por su abogado por la posible relación de sus respuestas con las otras causas en las que está implicado, y el juez lo ha aceptado.

Juez ratifica su rechazo a no televisar el juicio de los ordenadores Bárcenas

El juez Eduardo Muñoz de Baena ha ratificado su rechazo a facilitar a la prensa la señal institucional de televisión del juicio por el borrado de los ordenadores del extesorero del PP Luis Bárcenas y ha estimado que su caso no es comparable con el juicio del «procés».

El juez ya había rechazado facilitar imágenes del juicio, pero la acusación popular ejercida por IU, la Asociación Justicia y Sociedad y la Federación Los Verdes había pedido que fueran retransmitidas al menos la primera sesión y la última, la de conclusiones, para dar publicidad a un juicio de interés público que ha superado numerosos incidentes, incluida la desaparición del sumario.

La Fiscalía y las defensas de los acusados se han opuesto y el juez, aunque ha asegurado que «personalmente» es favorable a la retransmisión de juicios penales, les ha dado la razón al subrayar que las tres personas físicas acusadas no son personajes conocidos y la retransmisión del juicio puede suponer «una merma irremediable» en su imagen.

Si el único acusado fuera el PP, ha añadido, es muy posible que la decisión hubiese sido diferente.

El juez ha rechazado comparar su vista con la de juicio del «procés» y ha considerado que la Sala Segunda del Supremo «acertó plenamente» al decidir que se retransmitiera en directo facilitando a los ciudadanos un conocimiento directo de los hechos.

Pero esa decisión no es trasladable automática o indiscriminadamente a todos los juicios penales y, en este caso, ha recordado, las defensas se han opuesto -mientras que en el del «procés» apoyaron la retransmisión-.

El juez ha insistido en que él no ve negativos los juicios paralelos en la sociedad, pero ha recalcado que puede haber problemas en los «excesos» que pueden registrarse cuando se formulan opiniones hirientes y ofensivas con «un efecto estigmatizador». EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here