Un enfermo terminal de párkinson suplica que le dejen morir dignamente

0
95

Agencias.- Antoni Monguilod, un vecino de Malgrat de Mar (Barcelona) al que diagnosticaron párkinson hace doce años y que ya no puede valerse por sí mismo, suplica a los políticos que legalicen la eutanasia para dejar de «sufrir» y poder morir «dignamente» y que reconozcan que decidir sobre la muerte «es un derecho fundamental».

 

Acompañado por su esposa, que le atiende las 24 horas y le ayuda a comunicarse, Monguilod, de 74 años, ha explicado a Efe que los médicos le han dicho que comprenden su petición pero que no pueden hacer nada para ayudarle porque la muerte asistida no está permitida en España.

La esposa y los cuatro hijos del enfermo comprenden y asumen la demanda, pero Monguilod no les quiere «comprometer ni que tengan problemas» cuando se muera, como ha pasado con el caso de María José Carrasco, de quien la esposa del enfermo, Magdalena, ha dicho que «fue muy valiente».

Ángel Hernández, marido de María José Carrasco, fue investigado por cooperación al suicidio y más tarde la Audiencia de Madrid ordenó instruir el caso como violencia machista.

Monguilod ha redactado un testamento vital para dejar su cuerpo a la ciencia, aunque lamenta que no le hayan permitido dejar escrito su deseo de morir cuando él lo decida.

Las muestras de apoyo a la familia han sido muy numerosas, especialmente después de la publicación de una carta en varios periódicos en la que el enfermo relataba su situación y exigía la despenalización de la eutanasia.

Su enfermedad empezó con síntomas prácticamente imperceptibles, como que le costaba abrocharse el abrigo o se movía más lentamente, pero en los últimos dos meses ha sufrido «un bajón» que le dificulta incluso ingerir alimentos.

Su dependencia es tal que su mujer no puede cuidar sola de él, de forma que le ayudan tres personas en distintas horas del día.

Su esposa también ha explicado que siempre han sido «muy creyentes», pero que «los tiempos han cambiado mucho», por lo que se ha mostrado convencida de que «hay organizaciones religiosas que estarán de acuerdo» con lo que piden.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here