Joan Báez: “Sigo pensando que en España hay presos políticos”

0
169

Agencias.- Cuenta Joan Báez que quiso “cambiar el mundo” antes de saber cantar, un espíritu combativo sólido que, tras 60 años de carrera musical, la acompaña en una última gira mundial que pasará esta semana por España, sin pelos en la lengua a la hora de denunciar lo que considera injusto.

 

“Sí, sigo pensando que en España hay presos políticos”, dice a Efe en una conversación telefónica al recordar su última actuación en el festival de Cap Roig, en 2018, cuando les dedicó una versión de “Viatge a Ítaca” de Lluís Llach.

Báez (Staten Island, 1941) regresará en unos días a Cataluña, concretamente al Festival Jardins Terramar de Sitges este jueves y el sábado al Espai Port de Sant Feliú de Llobregat (Barcelona), antes de plantarse el 28 de julio en el escenario del Teatro Real de Madrid como gran cabeza de cartel del último Universal Music Festival.

“Estoy muy satisfecha con todo lo que he hecho en mi vida, estaré muy feliz de estar en España y lo estaré también cuando termine esta gira”, subraya la artista estadounidense de orígenes mexicanos, que ha destacado tanto por su faceta de música como por la de activista por los derechos humanos.

A este respecto, relata precisamente que el otro día rescató una carta dirigida a sus padres con unos 14 años, cuando aún no había aprendido a cantar, en la que ya les manifestaba “lo importante que era cambiar el mundo”.

“De alguna manera hubo cambios que provoqué y cambios de los que fui parte, como todo el movimiento de los derechos civiles”, señala orgullosa, al rememorar por ejemplo su implicación en la lucha “del doctor (Martin Luther) King”, cuando rechazó actuar en recintos que discriminaran a la población negra y ofreció una gira por el sur de EE.UU. que solo recaló en universidades de negros.

Víctima ella misma del racismo y educada en una familia de profundas convicciones sociales, Báez piensa sin embargo que no cabe aplicar la ley del talión con los intolerantes. “No hay que aplicar la censura, solo educación”, afirma.

En 1960 publicó su primer álbum, “Joan Baez”, y pronto se convirtió en un icono de la música folk y del feminismo.

Además de por su faceta de compositora, Báez pronto destacó por su ojo para versionar canciones de algunos de sus compañeros de generación, como Bob Dylan, cuya carrera ayudó a impulsar cuando ella ya era una estrella y al que acompañó entre 1975 y 1976 en la gira “Rolling Thunder Revue”, sobre la que Martin Scorsese ha dirigido un documental para Netflix.

“Echo mucho de menos de aquellos tiempos y me lo pasé muy bien, aunque no volvería a hacerlo. No soy alguien que se regodee en la nostalgia, más bien son esos recuerdos los que a veces me asaltan a mí, cuanto más mayor, con más frecuencia”, reconoce.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here