Tres nombres y un número de votos: una guía para el debate de investidura

0
97

Agencias.- El debate de investidura del candidato socialista a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, comenzará mañana en el Congreso y se alargará al martes y previsiblemente al jueves próximo. Serán días determinantes para la política española que pueden resumirse en tres nombres y en un número de votos.

 

Dos meses después de la constitución de las Cortes, el Parlamento resurge para albergar uno de sus eventos más relevantes.

LOS NOMBRES

Meritxell Batet

El contacto de la presidenta del Congreso con el cargo resultó convulso debido a las fórmulas que emplearon los diputados catalanes para tomar posesión de sus escaños, en especial los cuatro en prisión preventiva, luego suspendidos; de hecho, no participarán en la sesión de investidura.

Desde su estreno el 21 de mayo, Batet no ha tenido ocasión de dirigir ningún pleno.

Mañana será ella, a las 12.00 horas, la que dé inicio al debate y quien llame a Pedro Sánchez para que exponga su programa de gobierno.

Será la encargada de moderar la sesión y de que las alocuciones se ajusten a los minutos pactados, que en los casos de los líderes de los grupos de la oposición se han precisado en 30 minutos para la intervención inicial, diez para la réplica y cinco para la contrarréplica. El candidato no tiene límite de tiempo.

Cuando acabe Sánchez con la explicación de su programa, el debate se detendrá para reanudarse a las 16.00 horas. No se iniciará ninguna intervención después de las 20.30.

La jornada del martes arrancará a las 9.00 horas para que continúen los discursos. En cuanto concluyan, la presidenta activará el procedimiento de la votación.

Pedro Sánchez

El secretario general del PSOE, ganador de las elecciones del 28 de abril, afrontará mañana su segunda sesión de investidura tras la de febrero-marzo de 2016. Aquélla fue fallida.

Detallará su programa de gobierno, aprovechará para anunciar novedades y escuchará y rebatirá las críticas y los argumentos de los líderes de la oposición, que intervendrán por este orden:

Pablo Casado (PP, 66 diputados), Albert Rivera (Cs, 57), Pablo Iglesias (Unidas Podemos, 42), Santiago Abascal (Vox, 24), Gabriel Rufián (ERC, 15 escaños que se quedan en 14 por la suspensión de Oriol Junqueras), Aitor Esteban (PNV, 6) y los representantes del Mixto.

La portavoz del PSOE, Adriana Lastra, será la última por encabezar la bancada del partido del candidato.

Todos tendrán que cuadrar sus discursos en los tiempos fijados, aunque es previsible que Iglesias lo reparta con los otros portavoces de su confluencia parlamentaria: Jaumen Asens, de En Comú Podem, y Yolanda Díaz, de Galicia En Común.

Estas apreturas de tiempo son acuciantes en el Mixto, pues tomarán la palabra JxCat, Bildu, Navarra Suma, Coalición Canaria, Compromís y PRC. La fragmentación llevará a algunos a desarrollar sus ideas en apenas seis minutos.

Sánchez puede pedir la palabra cuando quiera y replicar uno a uno o en bloques; lo habitual es lo primero.

– Pablo Iglesias

El «socio prioritario» de Sánchez decidió el viernes apearse de un posible Gobierno de coalición y abrió una rendija para el acuerdo.

Lo que pase durante estas horas entre PSOE y Unidas Podemos, es decir, que pacten un Gobierno con ministerios para unos y otros, será crucial en el desenlace de las votaciones.

El cruce de argumentos (y seguramente de algún que otro dardo) entre ambos se vislumbra como uno de los momentos más atractivos.

Lo que dure su cara a cara determinará la agenda del resto del debate.

Como no podrá empezar ninguna intervención después de las 20.30 horas de mañana lunes, la jornada la cerrará Iglesias o Santiago Abascal, quien, por cierto, tendrá en la investidura su puesta de largo como diputado nacional.

Si fuera el líder de Vox el último en intervenir el lunes, Rufián abrirá la sesión del martes.

EL NÚMERO DE VOTOS

– La mayoría absoluta. Terminado el debate, desplegados los «pros» y los «contras» a Sánchez, la presidenta del Congreso fijará la hora de la votación.

Según ha informado el Congreso, se meterán en un saco 326 bolas numeradas, acorde con los nombres de los diputados. Los nueves miembros de la Mesa y los quince integrantes del Gobierno no están en ese saco.

Un secretario de la propia Mesa extraerá una bola, y el diputado a quien corresponda el número será el primero en votar.

El voto, en una debate de investidura, es un «sí», un «no» o una abstención que tendrá que decir el diputado a «viva voz» cuando oiga su nombre. Es una votación por «llamamiento».

Así se irán pronunciado todos hasta llegar al parlamentario con el que comenzó la rueda. Quedan para el final los miembros del Gobierno, los de la Mesa, y como colofón, la propia Batet.

La portavoz de Unidas Podemos, Irene Montero, usará el sistema telemático, ya que no podrá acudir debido a su avanzado estado de embarazo.

Si Sánchez suma 176 «síes», la mayoría absoluta, será investido; si no, a votar el jueves 25, 48 horas después, como dicta la Constitución.

– La mayoría simple. El Congreso volverá a abrirse, pero la sesión no será ni tan larga ni tan intensa.

El candidato recordará su programa, aunque encapsulado en 10 minutos, y los líderes de la oposición podrán hablar durante cinco. No habrá debate.

Tras ello, Batet fijará una hora para la segunda votación y se repetirá el procedimiento descrito antes.

Si Sánchez recibe más «síes» que «noes», la mayoría simple, será investido y la presidenta del Congreso así lo comunicará al rey en La Zarzuela.

El PSOE y Unidas Podemos, si votan lo mismo, sumarán 165 «síes», muy por encima de los «noes» ya seguros de PP, Cs y Vox, que son 147.

ERC y PNV (20 escaños entre los dos -no computa el de Oriol Junqueras por estar suspendido-) barajan la abstención.

Si se dan estos números, Sánchez liderará un nuevo Gobierno.

EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here