Trabajar horas extras de forma continua eleva el riesgo de ictus

0
175

Madrid, 27 jul (EFE).- Un trabajador de menos de 50 años que haga jornadas de más de 10 horas diarias durante diez años tiene “un 45% más de probabilidad de sufrir un ictus”, según un informe de CCOO que sitúa Madrid a la cabeza de España en horas extras no pagadas, con 2,7 millones de horas semanales, un 25% del total nacional.

Infartos, derrames, depresiones, diabetes, úlceras gástricas, además del abuso del tabaco y del alcohol, son algunos de los efectos que tienen sobre la salud la prolongación, en general forzada, de la jornada laboral, según el secretario general de CCOO de Madrid, Jaime Cedrún.

“Las empresas dejan de pagar 3.221 millones de euros a la Seguridad Social con estas horas extraordinarias no retribuidas”, de ahí la necesidad de “perseguir el fraude” con más inspecciones, ha dicho Cedrún en rueda de prensa.

En la Comunidad de Madrid 252.000 trabajadores soportan 10,6 horas extraordinarias semanales no retribuidas, llegando su jornada a superar las 50 horas semanales, una situación aún más grave para las mujeres al empalmar con el trabajo del hogar.

Las largas jornadas aumentan “hasta tres veces el riesgo de depresión”; producen dificultades para dormir, elevan el riesgo de sufrir diabetes II, problemas digestivos, dores musculares, además del riesgo de sufrir un accidente laboral.

Los infartos, derrames, ictus son actualmente la “primera causa de muerte” por patologías no traumáticas en el trabajo, y van al alza desde 2008: solo este año, representan un 46,7% del total, según la secretaria sindical de Salud Laboral, Carmen Mancheño.

“Las horas extras no pagadas tienen que desaparecer” y para ello hay que “triplicar los inspectores”, según Cedrún para quien podría haber “una relación directa” entre ese impago y el incremento de contratos parciales en la Comunidad de Madrid.

“Se están firmando más contratos parciales y al final obligan a la gente a trabajar más horas”, según el secretario que pide la plena aplicación del Registro Horario de Jornada, ya que el decreto en vigor da a la empresa “la facilidad de negociarlo con los trabajadores”.

Hay que aumentar la inspección, ha concluido Cedrún, que pretende reunirse con la patronal CEIM en septiembre para tratar los resultados del informe de CCOO sobre los efectos de las largas jornadas en la salud física y psicosocial de los trabajadores. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here