Cuidado con el pobre chaval de Barajas

0
611
Aeropuerto Madrid Barajas


Madrid, 27 jul (EFE).- Has aterrizado en Barajas o estás a punto de marcharte de Madrid. Te aborda un treinteañero en apuros, buena pinta y educado que necesita 30 euros para coger un autobús porque sus tarjetas no funcionan. Te enseña su DNI, te da su móvil, sientes pena, le das el dinero y adiós.

Acabas de ser timado por José Manuel Barahona, el estafador de Barajas, un “embaucador nato” que suma entre 15 y 20 detenciones de la Policía del aeropuerto madrileño desde 2014, la última hace apenas un mes, dando “pequeños palos” a los viajeros.

“Me sacó 50 euros en 2016”, “te ayudé en 2014, 20 euros no me iban a hacer rico ni dejar en la miseria” son algunos de los mensajes que víctimas han llegado a colgar en su propio muro de Facebook. En las redes esta semana lo ha denunciado la campeona de trail en España Azara García, estafada el 8 de julio.

Se le acercó un chico nervioso, preocupado porque había ido a llevar a su hermana al aeropuerto y no le funcionaba la tarjeta para volver a Valladolid. Le dio 30 euros y le dijo, antes de dejar que fotografiase su DNI, que cuando llegara a su casa la llamaría para pedirle su cuenta y devolverle el dinero.

Horas después Azara García le mandó un mensaje, según ella misma relata en redes sociales, que nunca contestó. Oliéndose la tostada buscó en internet su nombre y la primera palabra que apareció fue estafador, también encontró grupos de Facebook con otros testimonios de víctimas.

Todos relatan historias similares por ser “buenos samaritanos” pero, ¿quién es José Manuel Barahona? Sobre todo un adicto a las drogas, pero también un embaucador nato, un tío inteligente que ha encontrado en el aeropuerto su “modus vivendi”, el escenario perfecto para cometer sus pequeños desfalcos con mucha eficacia e impunidad.

De ello se dio cuenta hace ya años. “Reorientó” su primera actividad delictiva, el hurto en el aeropuerto con la que asumía más riesgos, al timo. Al fin y al cabo, la víctima le da voluntariamente el dinero.

“Él elige sus objetivos, lleva años haciendo esto y tiene ya experiencia para hacer un filtrado de pasajeros que pueden picar el anzuelo”, explica a EFE el jefe de sección de Policía Judicial del aeropuerto madrileño, José Luis Gil, que acumula en su mesa denuncias y más de 15 detenciones desde hace cinco años contra este hombre de 34.

Cuando le detienen se muestra tranquilo, no es nada agresivo y tampoco da el perfil de un enfermo adicto a las drogas, sino todo lo contrario, “es educado, tiene mucha empatía y capacidad para convencer y embaucar”, retrata el investigador que reconocer que él sabe que “no es sencillo meterle mano”.

“La policía está actuando, claro que ha hecho y hace, pero la ley es la ley y no todas las veces nos permite actuar de la manera que nos gustaría”, admite Gil, que recuerda que la acción judicial contra este delincuente es también muy complicada porque no responde a las citaciones judiciales ni tampoco las fuerzas de seguridad pueden echarle del aeropuerto sin más.

Por eso, hace un año la Policía Nacional solicitó a un juez que “viendo el historial” de este delincuente le impusiera la medida cautelar de alejamiento del aeropuerto. La petición fue denegada.

Gil deja claro a Efe que las fuerzas de seguridad no descargan la responsabilidad en el ámbito judicial, pues asumen que no es fácil limitar el acceso a un lugar como el aeropuerto.

Sin embargo, hay antecedentes. En 2015 la Policía detuvo a dos descuideros de 55 y 43 años como presuntos responsables de 17 hurtos en Barajas, sobre todo a viajeros extranjeros y siempre con la misma treta. Uno arrojaba unas monedas al suelo junto a sus víctimas mientras el otro se hacía con algunos de sus efectos personales cuando el turista se agachaba a ayudar a recoger el dinero.

Sobre uno de los detenidos se dictó orden de alejamiento de las instalaciones aeroportuarias, la misma que ha vuelto a pedir hace apenas un mes contra José Manuel Barahona tras su último arresto y que está pendiente de respuesta.

Laura Camacho.

EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here