Ayuso se estrena como presidenta defendiendo la honradez de su familia

0
65
Isabel Díaz Ayuso

Madrid, 15 ago (EFE).- La ciudad de Madrid celebra este jueves la festividad de la virgen de la Paloma, una cita que suele abrir el curso político municipal pero que ha cedido el protagonismo a la popular Isabel Díaz Ayuso, que se ha estrenado como presidenta electa de la Comunidad de Madrid defendiendo la honradez de su familia.

 

Elegida ayer con los votos de PP, Cs y Vox, tomará posesión de su cargo el lunes, cuando también anunciará al completo la composición del primer Gobierno en coalición de la región, junto a Cs, aunque este jueves se ha revelado el primer nombre, el del expresidente madrileño Ángel Garrido como consejero de Transportes.

En declaraciones a los periodistas en el que ha sido su primer acto oficial tras ser investida, Ayuso ha acusado a la izquierda de “mal perder” por atacarla aludiendo a su familia.

Para la presidenta electa es “sucio” y “deleznable” que le hagan dar explicaciones sobre su “propia casa”, como ha afirmado ante el anuncio de que Más Madrid llevará a la Fiscalía el préstamo concedido por Avalmadrid a una empresa de su padre, nunca devuelto, y en concreto un supuesto alzamiento de bienes por parte de la popular, que habría recibido dos inmuebles familiares cuando su ya tenía deudas, según Infolibre.

Rodeada de curiosos y periodistas y acompañada por el alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, y por la vicealcaldesa Begoña Villacís, de Ciudadanos, Díaz Ayuso ha acusado a la izquierda de “embarrar el campo” y ha defendido que su familia no tiene la culpa de que ella sea presidenta.

“Mi familia es una familia honrada y creo que es deleznable tener que estar hablando del patrimonio de un político, de su familia, y están hablando de mi casa, donde me he criado con mi hermano y de la casa en la que mi madre se crió con sus hermanos”, ha asegurado, añadiendo que ella “jamás” le haría a ningún adversario algo tan “sucio”.

Ayuso también se ha referido a la elección del expresidente madrileño Ángel Garrido, antes en el PP y ahora en Ciudadanos, como consejero de Transportes, Infraestructuras y Movilidad.

En dos ocasiones se le ha preguntado si el apelativo traidor, que usó contra el líder de Más Madrid, Íñigo Errejón, se puede hacer extensible a Garrido, pero la presidenta electa se ha limitado a señalar que “el momento de los políticos y las caras ya pasa” y ahora cuentan las políticas.

“No hay ninguna persona mejor, más preparada y más capacitada” que Garrido para asumir estos “desafíos”, le ha respaldado el que será el futuro vicepresidente autonómico, Ignacio Aguado (PP) mientras que el propio Garrido ha apuntado que si se olvidan de que son de PP y Cs y piensan que son “un grupo de personas que trabajan para los madrileños (…) esto funcionará como debe”.

La presidenta electa quiere centrarse en retos pendientes como bajar impuestos o ampliar la línea 3 de metro y promete hacerlo en “sintonía” con el alcalde de la capital.

Martínez-Almeida, anfitrión para una Ayuso protagonista, ha defendido que los tres partidos -PP, Cs y Vox, que tanto en la capital como en la región se queda en la oposición- mirarán a los madrileños, mientras que Villacís, ha señalado que por ahora no se nota mucho que Vox este condicionando y que se entenderán porque todos coinciden en arreglar aceras o reducir impuestos.

Las dudas sobre Ayuso, ha agregado la vicealcaldesa y dirigente de Cs, debe despajarlas ella.

Desde Vox, representado este jueves por el secretario general y concejal madrileño Javier Ortega Smith, estarán “vigilantes” para que se cumpla lo pactado y restan importancia a los nombres de cada cartera.

“Aquí no se viene a poner siglas por delante, ni a poner nombres ni a poner sillones, aquí se viene a poner políticas”, ha defendido.

Por parte de la izquierda solo ha tomado la palabra el portavoz del PSOE, Pepu Hernández, que ha asegurado que Díaz Ayuso no será libre por su pacto con Vox y el por las “dudas” de su pasado y no ha hecho declaraciones la portavoz de Más Madrid, Marta Higueras, hace un año era aún número dos de la entonces alcaldesa Manuela Carmena.

La Paloma es un año más testigo de los cambios políticos en Madrid aunque, puesto el foco en el nuevo Gobierno, no ha recibido este año ninguna petición de los responsables madrileños, que se han dejado fotografiar y aplaudir, en el caso del de Vox, por los vecinos. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here