Policías locales de Alcalá salvan la vida a un bebé que se había atragantado

0
78

Alcalá de Henares, 21 ago (EFE).- Dos policías locales de Alcalá de Henares salvaron ayer la vida de una niña de 8 meses que presentaba una obstrucción en las vías respiratorias, a la que aplicaron la maniobra de Heimlich hasta lograr extraer antes de la llegada de una UVI móvil la pegatina de la suela de su zapatilla con la que se había atragantado.

La Policía de Alcalá de Henares recibió poco después e las 11.00 horas de ayer un aviso urgente desde una farmacia de la calle Torrelaguna de la localidad, a la que una mujer había acudido solicitado ayuda al presentar su bebé de 8 meses signos de atragantamiento.

Tras recibir el aviso, dos agentes de la Policía Local que se encontraban a unos 200 metros del establecimiento acudieron rápidamente al lugar, donde comprobaron que la niña presentaba señales de asfixia por una obstrucción en las vías respiratorias.

“La niña estaba muy colorada y bastante rígida. Su madre estaba en shock y no sabía con qué se podía estar atragantando, porque en ese momento no estaba comiendo”, señala a Efe el agente Juan Alberto Mayordomo, que comenzó inmediatamente a realizar al bebé la maniobra de Heimlich junto a su compañero Luis Miguel Jiménez.

Los agentes practicaron la maniobra hasta que finalmente “la niña rompió a llorar”, indica a Efe Mayordomo. A continuación la colocaron boca arriba y consiguieron extraer de su boca el cuerpo extraño con el que se estaba asfixiando.

“Era una pegatina de la suela de unas zapatillas que le acababan de comprar, de plástico, redonda y de unos dos centímetros de diámetro”, añade Mayordomo.

Una UVI móvil llegó poco después al lugar y sus facultativos pudieron comprobar que la niña se encontraba “en perfecto estado y sin ningún problema”, señala a Efe el agente Luis Miguel Jiménez.

Los agentes señalan que era la primera ocasión en que realizaban la maniobra de Heimlich a un niño de tan corta edad. “Mientras le practicábamos la maniobra parecíamos robots, no pensábamos en otra cosa, pero una vez que terminamos estábamos temblando de la tensión”, dice Mayordomo.

Su compañero, el agente Luis Miguel Jiménez, subraya lo beneficioso que sería “que la gente supiera realizar estas maniobras, porque no cuesta nada perder una mañana en aprender a hacerlas y pueden salvar vidas”.

Los agentes recuerdan que “en España se producen cada año más del doble de muertes por atragantamiento que por accidente de tráfico”.

En caso de encontrarse con una situación similar en la vía pública, recomiendan “solicitar con rapidez ayuda a un agente, o a alguna persona que pueda encontrarse en la calle y que tenga conocimientos sanitarios o sepa realizar la maniobra”.

Los dos agentes se muestran “muy contentos” con su actuación y dan la enhorabuena por su labor a todos sus compañeros de la Policía Local, que solo en el mes de agosto han atendido satisfactoriamente en la vía pública otros tres casos de emergencia médica.

“En días así te das cuenta de que merece la pena y de lo bonito que es tu oficio”, dice Jiménez. EFE

mca/ml

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here