500 años de tradición chocolatera en Madrid

0
309


Madrid, 1 sep (EFE).- En 1520, apenas 20 años después de que Cristóbal Colón trajera de América la primera semilla de cacao, el chocolate llegaba a Madrid y desde entonces, aunque ha cambiado su sistema de elaboración y ha variado su forma, se ha mantenido fiel a un único propósito: hacer las delicias de los madrileños.

«En España, y concretamente en Madrid, tenemos una tradición de chocolate que no tienen en otros lugares», explica Francisco Martínez, presidente de la Fundación Villa y de La Colonial –la fábrica de chocolate más antigua de España- que, junto al maestro chocolatero y embajador gastronómico, Justo Almendrote, resume a Efe la historia del chocolate desde su entrada en la capital.

«En los siglos XVI y XVII el cacao llegó a Madrid por Sevilla y la Familia Real española lo exportó a casas reales de toda Europa», relata Almendrote.

Durante el siglo XX las guerras y la falta de capacidad de adaptación ante los cambios que exigía el negocio, provocaron el cierre de cientos de empresas chocolateras que existían en Madrid, según Martínez.

«En la Guerra Civil las fábricas eran intervenidas y en la calle se consumían sucedáneos que contaban con un 20-25 % de cacao, cuando los niveles idóneos rondan el 75 %», apunta.

Ambos coinciden en señalar que en la posguerra La Colonial terminó con el tránsito generacional y la fábrica pasó de 400 a 40 empleados, cifra que se mantiene en la actualidad.

Atribuyen también el descenso del número de fábricas y tiendas artesanales de chocolate a la aparición de las grandes superficies.

«La gran empresa ha hecho daño al artesano de barrio, pero sin menospreciar a nadie, hay aspectos como el trato o la calidad que las grandes empresas no siempre pueden asegurar», subraya Almendrote.

En cuanto a la importancia del producto, Martínez recalca que el chocolate «llegó a tener un peso social y hasta político» dentro de España.

A pesar de que el cacao obliga a prestar atención a las tendencias, el presidente de La Colonial insiste en que no es un nicho de mercado tan favorecido por las nuevas tecnologías, aunque lo que se refiere al proceso de elaboración sí ha variado.

«La verdadera revolución del chocolate está en hacer que el consumidor mire al origen. Durante años se alejó de él. No sabíamos donde estaba el cacao. Esto implica la búsqueda de chocolates más puros, más sanos», explica.

Una idea que el maestro chocolatero corrobora señalando que la tendencia del cacao es la de «ganar sabor y perder azúcar».

Martínez destaca la variedad de la que este producto disfruta actualmemte y dice, por ejemplo, que «hace unos años no existía el chocolate a la taza».

Para conmemorar esta efemérides, el centro comercial Moda Shopping de la capital acogerá desde mañana y hasta el 15 de septiembre la exposición ‘Cinco siglos de chocolate en Madrid’, que incluye imágenes de las consideradas tres grandes chocolateras de Madrid: La Colonial (Pinto), Chocolates Matías López (radicada en sus inicios en Madrid y después en El Escorial) y Chocolatería El indio (ya cerrada).

Además, los días 20, 21 y 22 de septiembre tendrá lugar en el Palacio de Cibeles la segunda edición de Chocomad (el Salón Internacional del Chocolate), que reunirá a 53 expositores procedentes de más de 20 países y contará con diferentes demostraciones y catas, entre otras actividades igual de dulces.

Rubén Rozas 

EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here