Acusado de intentar matar a novia reconoce que le dio martillazos por ira

0
37

Madrid, 9 sep (EFE).- Un hombre acusado de intentar matar a su novia en 2017 en Madrid ha reconocido este lunes en el juicio por esta agresión que golpeó a la mujer varias veces con ese instrumento al sentir “la peor ira de su vida” porque la mujer que le iba a denunciar y se iba a quedar con la custodia del hijo de ambos.

Así lo ha expresado este lunes el acusado en el inicio del juicio, celebrado en la Audiencia Provincial de Madrid, en el que la Fiscalía pide 14 años de prisión para José Wilson G.R. por un delito de asesinato en grado de tentativa.

El acusado y la víctima mantuvieron durante dos años una relación sentimental fruto de la cual nació un niño.

Durante la vista José Wilson ha declarado que al llegar a la vivienda el día de los hechos la mujer le dijo que cogiera sus cosas y se marchara, y él entró al baño a lavarse la cara y “lastimosamente” ahí vio el martillo.

Posteriormente, “a modo de broma”, golpeó contra el suelo en frente de ella y lo metió en una bolsa, hasta que “en la peor ira de su vida”, al decirle la mujer que lo iba a denunciar y que se quedaría con la custodia de su hijo, la agredió repetidas veces con el martillo.

“Cuando le estaba pegando, he dicho: a mi hijo nadie me lo va a quitar, ni Dios, y al final me lo quitaron”, ha señalado José Wilson en la vista, que ha agregado que tras golpear a su entonces pareja esta cayó al suelo y él se marchó.

Al salir de la vivienda el hombre indica que intentó suicidarse tres veces, y que posteriormente se comunicó con su hermana, quien le dijo que la mujer había sido trasladada al hospital y a la que manifestó que se entregaría a las autoridades.

Por su parte, la mujer ha relatado que el 14 de marzo de 2017 el hombre salió antes de su trabajo, llegó a casa y, al no poder abrir la puerta, ella le abrió e inmediatamente él le dio un bofetón sin mediar palabras.

Ella se fue al salón, donde el acusado le dio otro bofetón “más fuerte”, por el que cayó en el sofá.

La mujer ha afirmado que tras la bofetada se sentó en el sofá y que lo último que recuerda antes de recibir los martillazos fue que José Wilson le mostró una bolsa y le dijo que la abriera, pero no lo hizo.

“Dios mío líbrame de esto” fue su reacción al ver el envoltorio porque “creía que tenia una pistola” dentro y la iba a matar.

Lo siguiente que recuerda la mujer es ver los zapatos de su cuñado, que llegó unos 40 minutos después de los hechos, al estar tumbada en el suelo sin poder levantarse, a pesar de escuchar el llanto de su hijo, y es que, “casi me ha matado”, ha relatado.

Como consecuencia de la agresión, la víctima ha requerido asistencia psicológica, psiquiátrica, además de desarrollar epilepsia y, según ha explicado, aún le sigue doliendo el rostro, no se puede agachar, no puede mirar hacia arriba y ha perdido parcialmente la visión.

El juicio continuará mañana con declaraciones de testigos. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here