Calzado con estampado personalizado, lo más exclusivo

0
45

EFE.- Calzado personalizado con fotografías, frases o estampados favoritos es una de las tendencias que se ha visto en el Salón Internacional de Moda, Textil, Calzado y Accesorios, Momad, junto a fulares de bambú o sandalias de cuerdas hechas a mano.

Moda sostenible

El plato fuerte de la nueva edición de Momad es la moda sostenible, la confección artesanal y las prendas personalizadas, algo popular en el mundo del lujo, que ahora puede estar al alcance de muchos.

Así la firma Sinigual Shoes, “fabrica calzado estampado bajo demanda”, dice a EFE Manuela Laguna, directora de mercadotecnia de la empresa.

¿Cómo funciona? El cliente lleva al punto de venta la fotografía, diseño, frases o estampado con el que desee personalizar sus zapatos. “Después, elige el modelo que desea, bien sean unas sandalias, botines, bailarinas o bolsos, así como el grosor y la altura del tacón y el tejido”, explica Laguna.

Una vez terminado el pedido, que suele tardar quince días, la clienta podrá disfrutar de un calzado exclusivo “por un precio asequible, unos 115 euros”, detalla Laguna.

Reinterpretar las tradiciones

Desde hace cinco años este salón apuesta por la moda sostenible, “pero esta edición se refuerza con un aumento del 30 por ciento en el número de firmas participantes en su área especializada ‘Sustainable Experience'”, explica a EFE la gerente comercial de Momad Mercedes Ferrero.

El encanto de las prendas hechas a mano, la reelaboración y la reinterpretación de las tradiciones está presentes en la sandalias Nomadic State Mind, diseñadas por Chris Anderson quien hace diecinueve años decidió participar activamente en la sostenibilidad del planeta.

Para ello recuperó plásticos que encontraba en mares y ríos y los convirtió en una cuerda muy resistente de aspecto rústico con el que, a día de hoy, trenzan manualmente las sandalias bajo los parámetros del comercio justo.

Otra de las tendencias son los accesorios que se hacen con prendas que ya no se utilizan. La firma Anuscas Family, cose mochilas, bolsos y complementos reutilizando ropa usada. “Cada una de ellas es el resultado de recuperar y fusionar elementos con un pasado propio, creando piezas singulares e irrepetibles”, dice Ana Jiménez Izquierdo, alma de este proyecto.

La industria textil está cada vez más concienciados con el medio ambiente. De tal manera que Innbamboo ha ideado una hilatura que obtiene del bambú con el que ha confeccionado fulares que adorna con estampados inspirados en las obra de arte de Claude Monet, Paul Klee o Paul Gaugin.

“Estos pañuelos absorben la humedad y favorecen su evaporación”, explica Maila Grossi, quien asegura que, “además de tener capacidad antibacterias, sirve para todo tipo de pieles”.

El trabajo artesanal o “slow fashion” cada día se valora más, es una manera de poner freno al consumo y al mismo tiempo de ser responsable con el medio ambiente. Por eso la firma Ana Ikigai defiende prendas auténticas en la que prevalecen la sensibilidad y la pasión por la costura hecha a mano.

En esta edición también adquiere protagonismo la lencería, un producto que vive muy pendiente de las necesidades de la mujer. Y así aparece un innovador sujetador “el chickback” que combina la copa con diferentes tiras decorativas e intercambiables que permiten lucir un pronunciado escote en la espalda sin tener que renunciar al sostén. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here