Fiscal pide 11 años a maltratador cuya pareja dependía emocionalmente de él

0
109

Madrid, 4 oct (EFE).- La Fiscalía pide en sus conclusiones provisionales once años de prisión para un acusado de maltratar de forma reincidente a su mujer, quien a pesar de las palizas que le daba regresaba siempre a la vivienda que tenían en común «por el alto grado de dependencia emocional» que tenía hacia su agresor.


Así lo indica el Ministerio Público en el escrito en el que acusa a David M.S., que será juzgado el lunes próximo en la Audiencia Provincial de Madrid por maltratar reiteradamente a su pareja entre 2016 y 2017 después de que ya hubiera sido condenado en 2015 por un delito de lesiones en el ámbito familiar.

Según el escrito de la Fiscalía, a raíz del nacimiento de su hijo en 2016, el acusado atemorizó a su pareja con frases como «cualquier día te mato» o “como estoy loco, mato a alguien y voy al psiquiátrico y no pasa nada”, incluso llegando en algunas ocasiones a colocar un cuchillo en el cuello a la víctima.

Añade que «el hombre intimidaba de tal forma a la mujer que esta aceptaba lo que él decía o hacía por el temor que impuso el acusado en su convivencia común».

El fiscal relata que el acusado controlaba la rutina diaria de la víctima, le quitaba el dinero y su móvil y le impedía llevar el bebé a casa de los padres de ella, así como que frecuentemente le propinaba puñetazos, mordiscos y empujones y en dos ocasiones llegó a dejarla inconsciente.

Indica que la primera agresión tuvo lugar a los seis meses de estar juntos cuando le introdujo en la boca «una bolsa llena de caramelos para que no pudiera respirar».

El 4 de noviembre de 2016 el maltratador la agredió con los puños en la cabeza, en la cara, en la nariz, en la nuca, y en las piernas, por lo que la mujer decidió abandonar la vivienda al día siguiente sin poderse llevar al bebé.

Un día después regresó al domicilio familiar y el acusado se encaró con ella y le propinó una bofetada, ante lo que la víctima avisó a la Policía pero cuando los agentes se personaron en el domicilio ésta se negó a interponer una denuncia.

El 6 de noviembre la víctima fue asistida por facultativos del SUMMA 112, que apreciaron en ella un desplazamiento nasal y contusión, además de limitación funcional en el segundo dedo de la mano derecha e inflamación en la región malar y otras contusiones.

«A consecuencia del clima de violencia verbal y física» la mujer decidió el 13 de noviembre de 2016 pedir ayuda al Servicio de Atención a Víctimas de Violencia de Género del Ayuntamiento de Madrid para poner fin a la relación con su agresor», relata el fiscal.

Este destaca que, sin embargo, después de pasar un tiempo en casa de su padres y de la orientación y la asistencia social y psicológica que recibía, la víctima regresó al domicilio familiar, «por el absoluto grado de dependencia emocional que tenía» hacia el acusado, y «volvieron las palizas».

En enero de 2017 la mujer decidió volver con sus padres y a pesar de que la relación sentimental se había acabado el 17 de febrero de 2017 el acusado la llamó por teléfono y la amenazó con matarla a ella y a sus padres si no llevaba su hijo de vuelta a casa, y entonces regresó de nuevo.

Durante los tres días siguientes las palizas fueron contantes y la mujer, cansada de la situación y ante el temor de que pudiera pasarle algo a su hijo, avisó de nuevo a la Policía, cuyos agentes se percataron de las lesiones que presentaba, de las que tuvo que ser asistida otra vez por el SAMUR y trasladada a un centro hospitalario. EFE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here